• Simple Item 1
  • 1

Hay que rebobinar el tiempo. Seis meses han pasado desde que el boxeador nicaragüense, Román 'Chocolatito' González, conoció por primera vez la derrota en su carrera profesional. 

El 'Rey' de los pesos pequeños, Román González, busca la redenciónEl 'Rey' de los pesos pequeños, Román González, busca la redención

Logró 46 victorias consecutivas, cuatro títulos en diferentes categorías (minimosca, mosca ligero, mosca y Supermosca), ser catalogado como número uno del mundo por ESPN y The Ring Magazine, ser parte de las peleas importantes en la cadena HBO y ver como saltaba de la pobreza a la bonanza: vivía en un mundo feliz.

No obstante, así como los cuentos felices tienen dramas oscuros, confusos y a veces sin un porqué, al boxeador nicaragüense le tocó vivirlo. Cuatro meses antes de su derrota, su entrenador, Arnulfo Obando sufrió un derrame cerebral y diez días después murió de un infarto. 'Chocolatito' no lo podía creer y entre lágrimas despidió a su adiestrador que lo acompañó en tres de sus cuatro coronas.

Ahora, el boxeador originario del barrio La Esperanza en Managua, Nicaragua,busca la redención. Ha recibido dos golpes fuertes en menos de un año (la derrota y la muerte de Obando) y tendrá la oportunidad de conseguir en la revancha este sábado en Los Ángeles, el título supermosca del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) que perdió en marzo ante el tailandés Srisaket Sor Rungvisai.

'Chocolatito' es el favorito

El púgil nicaragüense saldrá como favorito. El tailandés ha sido muy criticado por su victoria por los cabezazos que le propinó a González al punto de producirle heridas fuertes, y muchos expertos del boxeo no concordaron con la decisión de los jueces. "Tengo el hambre que cuando empecé en el boxeo", dijo González, mientras asegura que su preparación no pudo estar mejor, debido a que dejó su país para entrenar en Japón, con un nuevo entrenador (Sendai Tanaka).

González es un peleador completo, ofensiva y defensivamente, por eso nadie había podido derrotarlo, y a pesar que se ha convertido en una pequeña celebridad y la máxima figura de los pesos pequeños, no ha perdido la ilusión. "Perder significó volver a empezar", agregó Román, mientras todas sus esperanzas de regresar a la cúspide, las colocará el día del combate, en el cual se embolsará según los medios nicaragüenses 800.000 dólares (664.322 euros) , una gran bolsa para la categoría en la que pelea.

Fuente: MARCA

e-max.it: your social media marketing partner