• Simple Item 1
  • 1

Desde muy pequeños escuchamos la palabra vacuna, misma que nos causó temor y llanto en algunos de los casos, sin embargo la misma inocencia no permitía darnos cuenta de la importancia que tiene para nuestra salud un pequeño pinchón en el brazo, la pierna o el glúteo.

La vacuna es una medida de prevención contra una serie de enfermedades, por ello la importancia en cumplir con el esquema completo de las mismas, proceso que inicia desde el primer mes de vida, acción que permite un crecimiento sano, óptimo, adecuado y protege de 17 enfermedades como la Difteria, Tétano, Tosferina, Neumonía, Hepatitis, Meningitis y otras que de no ser atendidas podrían ocasionar la muerte.

“La primera dosis de vacuna es la BCG aplicada al recién nacido cuando es atendido en el parto en las unidades de salud o bien cuando nacen en sus domicilios y la madre lo lleva a su primer control prenatal. Esta vacuna los protege contra la Tuberculosis”, manifestó la Doctora Martha Reyes, Directora de Prevención de Enfermedades del Ministerio de Salud (MINSA).

El siguiente paso a seguir para lograr un sistema inmunológico en óptimas condiciones es la aplicación de las vacunas orientadas antes de cumplir el primer año, tiempo en el que debe aplicarse Anti polio, Neumococo, Rotavirus y Pentavalente, esta última previene cinco enfermedades.

“Estas vacunas se aplican a los dos, cuatro y seis meses de edad, por ello es importante que las madres sepan que después de aplicada la BCG tienen que acudir a las unidades de salud cuando los niños alcances dichas edades, luego viene el refuerzo a los 18 meses o al año de haber recibido la primer Pentavalente, acción que protege a los niños de enfermedades como Sarampión, Rubiola, Parotiditis o Topa como popularmente se le llama”, expresó Reyes.

Otra de las vacunas a aplicar en edad infantil es la Toxoide la que se aplica a los seis años permitiendo prevenir el Tétano, la siguiente dosis de refuerzo debe ser aplicada a los diez años y la última aplicación de la misma a los veinte años, logrando así cumplir con el esquema de vacuna por completo.

¿Qué pasa cuando no se da continuidad al esquema de vacunación?
Muchas razones podrían influir en el no cumplimiento de las vacunas, generando así algunas enfermedades en los niños, sin embargo existe una solución ante una falta de este tipo; la aplicación de refuerzos de vacunas.

“Existen vacunas que solo se aplican en edades infantes, pero si el paciente que no cumplió su esquema alcanzó la edad adulta entonces procedemos a la aplicación de la MR y DT, además se aplican otras vacunas que previenen enfermedades peligrosas. Hemos implementado la aplicación de dos vacunas una contra la Influenza la cual es administrada a los niños menores de dos años con factores de riesgo, embarazadas y adultos mayores y la Neumococo 23 Valente, específicamente destinada a las personas mayores de 50 años”, añadió.

La importancia de las vacunas radica no solo en la prevención de las enfermedades, sino en la reducción de la tasa de mortalidad a causa de enfermedades inducidas por la Poliomielitis, Sarampión e influencia.

“Es muy importante que las madres completen los esquemas de sus niños para que alcancen un nivel de inmunidad necesaria y protegerse contra las enfermedades. Las vacunas no en todos los casos generan reacciones esperadas, en el caso de las inyectables producen dolor, inflamación en el lugar de aplicación y fiebre, ante eso recomendamos aplicación de compresas frías y acetaminofén”, dijo Reyes.

Los requisitos para iniciar el proceso de vacunas es sencillo, únicamente deben presentarse a las unidades de salud y solicitar la vacuna correspondiente, según la edad del menor. Gracias a las políticas de gratuidad en los servicios de salud, las vacunas en nuestro país son completamente gratis, a diferencia de otros países.

{gallery}2016/Abril/3/minsa19abril{/gallery}

Fuente: http://www.el19digital.com/

e-max.it: your social media marketing partner