Foto Cortesía / Nicaragüenses congregados en la Plaza La Fe de Managua, en vigilia revolucionaria esperando el 42/19

Nicaragua es humanidad: ¡Yankee, carga con tu yugo! ¡y enciérrate en una celda!

¿Seremos entregados a los bárbaros fieros? / ¿Tantos millones hablaremos inglés? / ¿Ya no hay nobles hidalgos ni bravos caballeros? / ¿Callaremos ahora para llorar después?

Del poema Los cisnes. Autor, el gran poeta nicaragüense Rubén Darío.

No quiero daros las gracias por leer esta nota. No os doy las gracias por una sencilla razón con la que estáis de acuerdo: lo hacemos por solidaridad con Nicaragua, y eso mismo nos sitúa en el internacionalismo antiimperialista, que es una expresión de confianza en la humanidad, recuérdese a las Brigadas Internacionales que vinieron a defender la República contra el franquismo-nazismo-fascismo, su valor, su conciencia hizo vibrar a los pueblos del mundo conociendo a quienes alimentaban a los asesinos.

Aquí nos juntamos en torno a Nicaragua para salir de la lectura con el espíritu internacionalista, es decir empeñados en la defensa del pueblo nicaragüense y de su sistema y gobierno revolucionario, sistema y gobierno formado por las clases trabajadoras, con organizaciones y dirigentes políticos y sociales dedicados a las necesidades comunes y particulares, la sanidad, la alimentación, la enseñanza, la igualdad de género, y toda la batería de necesidades que han ido resolviendo hasta hacer de Nicaragua el país más tranquilo y seguro de toda la región.

Algunos datos que debemos enviar a quien pueda leer, y poner en todos los muros, redes sociales y periódicos si nos dejan:

Agua potable: El acceso al agua potable en Nicaragua ha aumentado del 65% de los hogares urbanos en 2007 al 92%. El acceso al agua en las zonas rurales ha aumentado del 28% al 55% y se han establecido 3.127 comités comunitarios de agua.

Cobertura eléctrica: La cobertura eléctrica ha aumentado del 54% en 2007 al 99% en 2021. En 2007, la electricidad de Nicaragua se obtenía con solo un 26% de fuentes renovables. Hoy, con una enorme inversión en energía eólica, biomasa, geotermia, solar e hidroeléctrica, más del 80% de la electricidad de Nicaragua se produce utilizando recursos renovables. Desde 2007 se han ahorrado más de 38 millones de barriles de petróleo gracias a este cambio.

Educación: En 2003, el nicaragüense promedio tenía 3 años y medio de escolaridad y se esperaba que sólo el 30% de los que comenzaban el primer grado terminaran el sexto grado. Ahora, el gobierno alimenta a 1,2 millones de niños en edad escolar con una comida caliente todos los días, y todos los estudiantes de las escuelas primarias públicas reciben una mochila con útiles escolares a principios de año. Hoy en día, la juventud sin escolaridad ha bajado del 24% al 4%. Las tasas de aprobación de los grados de primaria y secundaria han aumentado del 79% al 91% y, sorprendentemente, el porcentaje de la población con un título universitario ha aumentado del 9% al 19%.

Atención a la salud: desde 2007 hay un 212% más de hogares de espera materna (centros en los que la mujer que vive lejos del hospital puede hospedarse hasta el momento en que debe trasladarse, son atendidas por personal especializado) y un 88% menos de partos en el hogar, las tasas de mortalidad materna se redujeron en un 70% y las tasas de mortalidad infantil se redujeron en un 61%. Ha habido una reducción del 46% de la desnutrición crónica en los niños menores de 5 años y una reducción del 66% de la desnutrición crónica en los niños de 6 a 12 años.

Desde 2007, el gobierno ha hecho que la atención médica sea gratuita, ha construido 21 nuevos hospitales y 1,500 clínicas de salud en todo el país, ha contratado a más profesionales médicos e incluso ha convertido en clínicas móviles que realizan 1,9 millones de consultas de pacientes al año. Gracias a esta mayor atención y al programa de almuerzos escolares, ahora es raro ver a niños con desnutrición.

Infraestructura: Nicaragua ahora cuenta con las mejores carreteras de la región. Desde 2007, el país ha duplicado el kilometraje de carreteras pavimentadas, pavimentando casi 2.000 km nuevos, reparando otros 2.000 km, construyendo 120 km nuevos de puentes y sistemas de drenaje.

Después de dos huracanes de categoría 4 en dos semanas el año pasado, las carreteras se arreglaron en cuestión de días. Ahora hay puentes sobre cada arroyo, muchos de los caminos están pavimentados y los caminos de tierra se mantienen regularmente. Incluso cuando llueve mucho, se puede llegar al trabajo y regresar a casa de manera segura, los agricultores llevan sus cultivos a la ciudad y los autobuses y mototaxis recorren sus rutas completas durante todo el año.

Agricultura: Desde 2007, se han otorgado créditos por un total de $ 548 millones a pequeños agricultores, atendiendo a 25.700 agricultores por año. Desde 2007, 318.000 miembros se han incorporado a 5.900 nuevas cooperativas. Nicaragua ahora produce el 90% de su propia comida.

Economía creativa: desde 2007, se han formalizado más de 23,345 micro y pequeñas empresas, lo que significa que esos trabajadores ahora forman parte del sistema de seguridad social. 3,5 millones de mujeres han realizado cursos gratuitos para fortalecer sus competencias laborales. El gobierno ha patrocinado 32,552 ferias y construido 144 mercados municipales. Además, 800.000 mujeres han recibido préstamos al 5% de interés anual; se presta un promedio de $ 18 millones de dólares por año.

Sé que es difícil creer que algún país haya trabajado tan intencional y diligentemente para mejorar la situación de la gente común, pero quiero que sepaís que somos testigos de la excepción a la regla que es Nicaragua.

(Los datos han sido obtenidos de Popular Resistance.org)

¿Quiénes son los ejemplos que siguen los detractores de una sociedad organizada que busca hacerse dueña de los medios de producción, de los recursos naturales con los que cuenta, que busca salir de la pobreza, que lucha por todo lo común, que busca la igualdad entre la mujer y el hombre, ¿recordáis aquella campaña de mentiras sobre este asunto?, el engaño fue una victoria imperialista, pero por poco tiempo, se supo quienes impulsaban la contra revolución de colores, generación de enfrentamientos y deslegitimación para implosionar desde dentro el país y alejando a los solidarios de fuera. Pero fueron derrotados. Nicaragua, que había estado en el puesto 65 en el mundo con respecto a la igualdad entre mujeres y hombres mientras hubo régimen neoliberal pro yankee, había pasado a estar entre los 5 primeros del mundo.

Un ejemplo de personajes representativos de esos enemigos de la clase trabajadora, se ha conocido recientemente con el caso de los Panamá Papers, en ese ejemplo solo hay delincuentes representativos del imperialismo. En los paraísos fiscales no se encuentra ningún nombre sandinista, ni bolivariano, ni masista de Bolivia, ni martiniano – cubano del Partido Comunista de Cuba. Los detractores del Frente Sandinista son quienes, como delincuentes, han hecho un sistema cuyo combustible es la explotación de los “recursos humanos”, tal y como denominan a los seres que someten a sus reglas, en su sistema de explotación humana incluyen las guerras de todo tipo, hoy ya se habla de la guerra de 5ª y 6ª generación, a la última la denominan “guerra para conquistar cerebros”, un tipo de guerra que empleaban también en sus comienzos y cuya finalidad era y es debilitar la conciencia de identidad de clase, de nación, para que la misma población pueda ser dirigida a la destrucción:

Simón Bolivar, en 1819, dejaba escrito:

Por el engaño se nos ha dominado más que por la fuerza; y por el vicio se nos ha degradado más bien que por la superstición. La esclavitud es la hija de las tinieblas: un pueblo ignorante es un instrumento ciego de su propia destrucción.

¿No dice el Espíritu de las Leyes que éstas deben ser propias para el pueblo que se hacen?, ¿qué es una gran casualidad que las de una nación puedan convenir a otra?, ¿que las leyes deben ser relativas a lo físico del país, al clima, a la calidad del terreno, a su situación, a su extensión, al género de vida de los pueblos; referirse al grado de libertad que la Constitución puede sufrir; a la religión de los habitantes, a sus inclinaciones, a sus riquezas, a su número, a su comercio, a sus costumbres, a sus modales? ¡He aquí el Código que debíamos consultar; y no el de Washington.

En tiempo de Simón Bolivar, el presidente de entonces de Esclavistas Unidos, James Madison, hizo una declaración aclaratoria, dijo que la principal preocupación de su régimen era proteger a la minoría de los opulentos frente a la mayoría (cita de Noam Chomsky en su libro Requiém por el sueño americano), y esa ha sido la finalidad de aparato de poder que domina en gran parte el mundo.

¿Y con respecto a Nicaragua como le afecta todo esto? En caso de no conocer la Historia nos sorprenderá saber que Nicaragua ha sido el país con mayor número de intervenciones estadounidenses de todo Centroamérica. Hay una averiguación que nos aporta el periodista Hernando Calvo Ospina: Si Vietnam fue el colegio del grupo de choque de la CIA, Nicaragua fue la universidad. ¿Recordamos los crímenes que EEUU cometió en Vietnam, empezando por la gran mentira del ataque a uno de sus barcos en el Golfo de Tonkin? Pues el pueblo de Nicaragua sufrió en sus carnes la criminalidad multiplicada de la clase dominante del continente norte, invasión mercenaria, destrucción del país, torturas y empobrecimiento, lo bloquearon, minaron sus puertos, se emplearon en todas las formas criminales hasta dejarlo como el país más pobre del continente después de Haití.

Y eso nos lleva a la segunda parte: en Nicaragua fueron derrotados y expulsados por primera vez con Augusto Cesar Sandino al frente del pueblo nica en lucha. Al cabo de los años el Frente Sandinista de Liberación Nacional los volvió a derrotar por las armas, y desde 2013 los viene derrotando en las urnas. Ese es el motivo por el que en 2018 intentaron un golpe de estado tratando de arrasar primero todos los centros de servicio para la clase trabajadora, y el Frente Sandinista integrado por el pueblo mayoritario los supo derrotar.

Con poco tiempo de diferencia respecto a la celebración de elecciones en Nicaragua, hemos sabido de la muerte de un genocida que desde el triunfo de la Revolución arrancó dirigiendo a los terroristas de la contra que causó miles de muertos, hambre y calamidades, que se vanagloriaba de ello y se empleó en todas las guerras que sucedieron a la de Nicaragua, el asesino se llamaba Colin Powell, Secretario de Estado de Estados Unidos, o como yo digo Esclavos Unidos, por su tradición.

Formó parte del régimen de Reagan, de los gobiernos de Bush padre y Bush hijo, fue Asesor de Seguridad Nacional, Presidente del Estado Mayor Conjunto, y Secretario de Estado, y participó como asesor en la guerra contra Vietnam, desarrolló la guerra contra Nicaragua, la de Irán, la de Panamá, la de Irak, ¿recordáis como mintió en la ONU diciendo que Hussein había desarrollado armas de destrucción masiva?, ¿recordáis a Bush, a Blair y a Aznar celebrando la matanza en nombre de una gran mentira?, y bajo semejante dirección destruyeron el país, después aun le quedó tiempo para destruir Haití, ordenó secuestrar al presidente Jean Bertrand Aristide y lo llevó a la República Centro Africana, era 2004, y Haití sigue en plena destrucción.

Ese asesino es el que se encargó de la guerra contra Nicaragua. Y como decía, a pocas fechas de las elecciones en Nicaragua ha muerto sin ser juzgado, pero eso sí, el Frente Sandinista de Liberación Nacional el día 7 de noviembre va a volver a triunfar. Lo celebraremos.

No os doy las gracias por leer esta nota porque estamos hermanados como internacionalistas solidarios en la defensa de Nicaragua, y de la lectura tenemos que salir con disposición de hacer llegar a todo el que podamos la verdad que asiste a los pueblos en lucha contra el imperialismo, el derecho de Nicaragua a ser lo que decida el próximo 7 de noviembre.

En Febrero de 1984, cuando el asesino Powell desarrollaba la guerra contra Nicaragua, el gran escritor Julio Cortázar escribió algo de aplicación hoy, aun encontrándonos en una situación más favorable, dijo: Nicaragua caerá si no multiplicamos nuestros esfuerzos solidarios, y esto significa algo más que leer un texto como éste y estar de acuerdo con él; significa una movilización ante los poderes nacionales en América Latina y en Europa -especialmente en España -, para que sepan que sus pueblos no toleran esa ejecución retardada, ese lento suplicio inferido con tanto cinismo. ¿Vamos a dejar sola a Nicaragua en esta hora que es como su Huerto de los Olivos? ¿Dejaremos que le claven las manos y los pies para que un insolente procónsul siga jugando con el resto del mundo en nombre de una pax … norteamericana?

Nicaragua es humanidad: ¡Yankee, carga con tu yugo! ¡y enciérrate en una celda!

¡Viva Nicaragua soberana!

¡Viva el Frente Sandinista de Liberación Nacional!

¡Viva Daniel Ortega!

Ramón Pedregal Casanova es autor de los libros: Gaza 51 días; Palestina. Crónicas de vida y Resistencia; Dietario de Crisis; Belver Yin en la perspectiva de género y Jesús Ferrero; y, Siete Novelas de la Memoria Histórica. Posfacios. Presidente de AMANE. Miembro de la Asociación Europea de Apoyo a los Detenidos Palestinos. Miembro del Frente Antiimperialista Internacionalista e integrante de la Red de Artistas, Intelectuales y Comunicadores Solidarios con Nicaragua y el FSLN