Terremoto en la Iglesia católica por escándalo de curas pedófilos en Francia

La iglesia católica se ve sacudida por el descubrimiento de centenares de miles abusos sexuales contra menores, cometidos por los religiosos y sacerdotes franceses en los últimos 70 años, y el papa Francisco expresa su dolor y vergüenza.

En 2018 dos instituciones eclesiásticas francesas, la Conferencia episcopal y la Conferencia de religiosos y religiosas, encargaron a la Comisión independiente sobre los abusos sexuales en la Iglesia católica (CIASE) un informe sobre los crímenes de pedofilia, cometidos por los religiosos, desde 1950, en el país.

El 5 de octubre la CIASE presentó el fruto de un trabajo de casi tres años: un documento de 2.500 páginas que dejó perplejos no sólo a los obispos franceses, sino a toda la jerarquía de la Iglesia católica, incluido el sumo pontífice.

Los investigadores de la CIASE establecieron que, en los últimos 70 años, entre 2.900 y 3.200 curas y religiosos franceses —muchos de ellos ya fallecidos— cometieron abusos sexuales contra unos 216.000 menores de edad, una cifra que crece hasta los 330.000, si se toman en cuenta “los agresores laicos que trabajan en las instituciones eclesiásticas”.

Según precisó la Comisión, estas cifras tendrían un margen de error de 50.000 personas, al no tratarse de datos precisos, sino de una estimación estadística, calculada en base a los 6.500 testimonios de las víctimas o sus parientes, interrogados por la CIASE, y a los materiales de archivos.

Las conclusiones de las investigaciones de la CIASE son impactantes: con un total de 115.000 sacerdotes o religiosos censados en Francia entre 1950 y 2020, resulta que casi el 3% de ellos eran pedófilos.

No solo en Francia…

“Para mí lo más tremendo fue ver el mal absoluto, la violación de la integridad física y psíquica de los niños, una obra de muerte perpetrada por personas que tienen la misión de traer vida y salvación”, compartió sus emociones el presidente de la CIASE, Jean-Marc Sauvé, al presentar el informe al público.

Sin embargo, el caso de Francia no es el único. Una investigación de menor envergadura, llevada a cabo en Alemania en 2018, estableció que entre 1946 y 2014 casi 3.700 niños sufrieron abusos sexuales de parte de sacerdotes católicos. La ONG norteamericana Bishop Accountability recogió miles de testimonios de casos similares en EEUU, donde más de 6.000 curas fueron denunciados por acoso sexual.

En Australia una comisión de investigación destapó casi 5.000 crímenes de pedofilia cometidos por clérigos católicos entre 1950 y 2010, mientras en Canadá en junio de 2021 fueron hallados 761 cuerpos, infantiles en su mayoría, cerca de un colegio gestionado por curas.

Y no solo menores

Los abusos no se limitaban sólo a menores. En febrero de 2021 el diario Il Fatto Quotidiano publicó una entrevista con una monja italiana que decidió dejar el hábito por las molestias sexuales que sufría. “El padre provincial trató de violarme muchísimas veces y acosó a muchas otras monjas. Bastaba quedarse sola en una habitación para que él volviera a intentarlo”, relató.

Según el rotativo, este fenómeno vergonzoso está muy difundido, pero, igual que en el caso de la pedofilia, la Iglesia hace de todo para que las monjas acosadas callen: “Las madres superioras las apoyan muy raramente, incluso se convierten en cómplices de abusadores, aceptando enviar a las monjas ‘en misión’ a los curas que lo solicitan”.

Reacción de la Iglesia

Según indicó Jean-Marc Sauvé, la Iglesia manifestó “hasta principios de los años 2000 una indiferencia profunda y total, incluso cruel hacia las víctimas”, a las que “no se les escuchaba, considerando que contribuían un poco a lo que les pasaba”.

En los últimos años la actitud de la Iglesia está cambiando, como demuestra la reacción inmediata del papa Francisco a la investigación de la CIASE: “Deseo expresar a las víctimas mi tristeza, mi dolor por los traumas que sufrieron y también mi vergüenza, nuestra vergüenza por la incapacidad de la Iglesia de ponerla en el centro de su preocupación”.

El Vaticano anunció que examinará atentamente el informe para tomar las medidas necesarias. Por su parte, los obispos franceses están creando un sistema de contribuciones financieras para las víctimas, que debería empezar a funcionar desde 2022.

Sin embargo, la enorme cifra de abusos cometidos por los sacerdotes y religiosos católicos contra menores y monjas indica que se trata de un fenómeno sistémico. Las compensaciones a las víctimas son un paso en la dirección justa, pero la Iglesia debería tomar medidas más radicales para erradicar la plaga de los abusos sexuales, que, además de tener un impacto nefasto sobre las víctimas, también destruye la reputación de los curas y religiosos en los ojos de los fieles.

Fuente Sputnik

Informe destaca al menos 330 mil casos de pederastia en la Iglesia católica francesa

Un informe estremece a la Iglesia católica francesa. Una comisión independiente revela que al menos 330 000 casos de abuso o violencia sexual sobre menores o personas vulnerables han tenido lugar en las diócesis del país desde 1950.

La investigación ha señalado a más de 2 mil 900 clérigos pederastas. La Iglesia católica francesa dice estar desolada mientras que el Vaticano ha lanzado una declaración del papa Francisco donde expresó su «dolor» por los hechos.

«Estoy conmocionado, asqueado e indignado por este informe. Las víctimas con las que me he reunido me han ayudado a darme cuenta del trauma de estos actos atroces. Me avergüenzo de lo ocurrido, de estos actos incalificables, pero también de la forma en que se han tratado estos casos. Estas espantosas cifras demuestran que en el pasado la Iglesia no ha sabido tratar estos temas internamente«, expresó públicamente Olivier de Germay, arzobispo de la ciudad de Lyon.

La comisión recabó cientos de testimonios de víctimas y los archivos eclesiásticos de las diferentes diócesis del país. El presidente de la comisión, Jean-Marc Sauvé, habló de un fenómeno «masivo», reconoció que tanto las víctimas como los agresores identificados son «un mínimo» y apeló a la Iglesia a «pedir perdón» e indemnizar a personas que, en su mayoría, arrastran problemas «importantes» de comportamiento sexual y psicológico.

«Por primera vez se nos escucha y es precisamente a través de esta investigación. Por fin, existimos de verdad. Y se siente bien«, expresó Nanou Couturier, víctima de agresión sexual entre los 3 y 13 años, después de conocer la publicación.

El papa Francisco "supo con dolor" el contenido del informe

La investigación revela que la institución decidió mirar para otro lado durantes décadas e inclusive encubrir a los religiosos que habían sido denunciados. El Papa Franciso expresó su dolor por el informe y agradeció la valentía de las víctimas.

«Su pensamiento va ante todo a las víctimas, con gran dolor, por sus heridas, y agradecimiento, por su valentía en la denuncia, y a la Iglesia de Francia, porque, en la conciencia de esta terrible realidad, unida al sufrimiento de la Señor por sus hijos más vulnerables, pueda embarcarse en un camino de redención«, se indica en un comunicado.

El informe detalla que el 56 % de los casos identificados se produjeron entre 1950 y 1969, y durante los años 70, 80 y 90 se registró una caída del 22 %. La cifra no ha vuelto a descender en lo que va de siglo.

Por su parte, Sauvé atribuyó esa bajada a una menor asistencia de los franceses a ámbitos católicos y no a la actuación de la Iglesia, que solo a partir de la aparición de escándalos mediáticos comenzó a tomar medidas para combatir la pederastia.

Caída a los infiernos de la Iglesia católica. 330.000 víctimas de abusos sexuales en siete décadas

En Francia, salen a la luz los abusos de la Iglesia católica desde 1950. 70 años de abusos sexuales y pedofilia, que según concluye una comisión independiente deja 216.000 víctimas de religiosos y curas. 330.000 si se suman los abusos provocados por laicos que trabajan en medios religiosos. La iglesia es en Francia el tercer lugar donde se producen más abusos sexuales sobre menores, por detrás de la familia o los círculos de amigos.

«En total, los abusos a menores cometivos por parte de la Iglesia católica representan el 4 % del total de los abusos sexuales en Francia, contando sólo al clero, y el 6 % se incluímos a los laicos», sentenció Jean-Marc Sauvé, presidente de la comisión independiente sobre los abusos sexuales en la Iglesia.

Vidas marcadas por décadas de dolor

La comisión, que trabajó durante dos años y medio, ha recopilado miles de testimonios de víctimas y testigos.

«Ustedes, miembros de la Comisión, regresan del infierno, . Allí han explorado los detalles más oscuros y abyectos que la neurastenia de un hombre es capaz de engendrar… Vuelven de los meandros del averno más viciosos, nauseabundos e insoportables», denunciaba François Devaux, cofundador de la asociación de víctimas «Parole Liberée».

Testimonios del horror

Una línea telefónica lanzada al principio de la investigación recibió 6.500 llamadas de presuntas víctimas o de testigos de abusos por parte de la Iglesia.

Fuente: Euronews 

Ex obispo asegura que la diócesis de Nueva York encubrió por décadas el abuso sexual a menores

Los señalamientos de Howard J. Hubbard se producen cuando enfrenta múltiples acusaciones por asalto sexual a un menor y se menciona en docenas de otros casos judiciales.

La diócesis de la iglesia católica en Albany (capital de Nueva York) encubrió por décadas el abuso sexual a menores por parte de sus sacerdotes enviándoles a tratamiento privado en lugar de llamar a la Policía, aseguró su ex obispo Howard J. Hubbard.

Hubbard, quien dirigió la diócesis de 1977 a 2014 y también ha sido acusado de abuso sexual, hizo la declaración a través de su abogado en respuesta a una serie de preguntas del periódico Times Union, que publicó este sábado la información.

“Cuando se recibió una denuncia de conducta sexual inapropiada contra un sacerdote en las décadas de 1970 y 1980, la práctica común en la diócesis de Albany, y en otros lugares, fue remover al sacerdote del ministerio temporalmente y enviarlo a recibir consejería y tratamiento”, señaló Hubbard.

De acuerdo con su declaración, “solo cuando un psicólogo o psiquiatra con licencia determinaba que el sacerdote era capaz de regresar al ministerio sin reincidir, se consideró volver a colocar al sacerdote en el ministerio”.

“El asesoramiento profesional que recibimos fue bien intencionado pero defectuoso y lamento profundamente que lo hayamos seguido”, admitió.

El Times Union señala que la respuesta de Hubbard, de 82 años, se produce cuando enfrenta múltiples acusaciones de abuso sexual de un menor y se menciona en docenas de otros casos judiciales en los que está acusado de encubrir el abuso de otros sacerdotes.

Hubbard negó las acusaciones de que abusó sexualmente de menores y en una declaración de agosto de 2019 aseguró: “Nunca he abusado sexualmente de nadie en mi vida. Tengo confianza en los procesos legales canónicos y civiles y creo que será aclarado a su debido tiempo”.

Hasta el momento se han presentado alrededor de 300 demandas contra la diócesis de Albany bajo una ley que entró en vigor en 2019 en Nueva York que permitirá hasta el próximo 14 de agosto a presuntas víctimas demandar por abuso sexual que dicen haber sufrido cuando eran niños, a veces hace décadas.

El periódico también señala que miles de páginas de registros judiciales que revisó describen un período de décadas en la diócesis de Albany en el que varios sacerdotes o empleados fueron acusados de abuso y que la diócesis o Hubbard fueron alertados sobre dichas acusaciones.

Sin embargo, muchos de los que se dieron a conocer dicen que a menudo fueron ignorados, agrega el diario.

EL PRIMER ACUSADO

Los señalamientos de Hubbard, se producen a solo días de que el ex cardenal estadounidense Theodore McCarrick, expulsado del sacerdocio en 2019, fue acusado de asaltar sexualmente a un menor de 16 años durante una recepción de boda en Massachusetts en 1974, informó este jueves el diario The Boston Globe

La acusación convirtió a McCarrick en la primera persona que ha ocupado el cargo de cardenal en Estados Unidos en enfrentar cargos penales por un delito sexual contra un menor, aseguró al periódico el abogado de la presunta víctima, Mitchell Garabedian.

Foto Cortesía / El ex cardenal estadounidense Theodore McCarrick, expulsado del sacerdocio en 2019, fue acusado de asaltar sexualmente a un menor de 16 años

McCarrick, de 91 años y ex arzobispo de Washington, enfrenta tres cargos de asalto indecente y de agresión a una persona mayor de 14 años en un tribunal en Dedham (Massachusetts), según documentos revisados por el Globe.

Se trata de la primera vez que McCarrick es acusado formalmente en un tribunal penal de Estados Unidos, después de que varios hombres presentaran demandas en su contra en Nueva York y Nueva Jersey y aseguraran que el ex cardenal abusó de ellos en esos estados cuando eran niños.

Los crímenes denunciados en esos casos han prescrito según las leyes de esos estados, lo que impidió a las autoridades presentar cargos contra McCarrick.

En el caso de Massachusetts, en cambio, la Policía sí ha podido presentar cargos porque cuando ocurrieron los hechos él no era residente en ese estado, y las reglas de prescripción de delitos dejaron de aplicarse cuando regresó a su vivienda de entonces, en Nueva York, explica el rotativo.

Fuente: Infobae