Foto Cortesía / Presidente de Nicaragua, Daniel Ortega y el Presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández luego de firmar un acuerdo fronterizo en el área de El Golfo de Fonseca y el Caribe.

Acuerdo histórico entre Honduras y Nicaragua, pone fin a tensiones que duraron 60 años

Ayer el Presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, y el Presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández (JOH) se reunieron en Managua para firmar un acuerdo histórico, que debería poner fin a las disputas fronterizas entre los dos países centroamericanos, en el área de El Golfo de Fonseca y el Caribe.

Este acuerdo también facilitará las relaciones entre ambos Estados, al aliviar las tensiones que se habían estado alimentando desde 1960, cuando el Corte Internacional de Justicia de La Haya estableció la frontera. No obstante, los dos países aún no habían acatado esta decisión.

Con este encuentro, por tanto, se marca una etapa crucial en las relaciones bilaterales entre los dos vecinos centroamericanos, que este año han celebrado su Bicentenario bajo el signo de los Libertadores Oscar Sandino y Francisco Morazán.

Sin embargo, el controvertido Presidente de El Salvador, Bukele, estuvo ausente de la reunión. El país que asoma a la costa pacífica de la región centroamericana está atravesando una crisis política, también debido a las recientes decisiones del Presidente salvadoreño, que ha centralizado cada vez más su poder aplicando medidas impopulares, como la imposición de la criptomoneda Bitcoin como una moneda de curso legal.

El comandante Daniel Ortega -Jefe de la Revolución Sandinista– destacó la importancia del acuerdo, saludando al presidente hondureño. “Somos pueblos hermanos” – declaró Ortega. «La tarea no fue fácil pero hoy se reconocen las decisiones de la Corte Internacional de La Haya», que son fundamentales para implementar un espacio de paz entre los dos países vecinos – agregó.

Asimismo, este acuerdo podría asegurar un mayor desarrollo económico en la zona del Golfo de Fonseca.

Tanto Honduras como Nicaragua se acercan a las elecciones presidenciales en noviembre, que se realizarán para ambos países en el año del Bicentenario.

Juan Orlando no aparecerá en las próximas elecciones, pero el Partido Nacional que lo apoya tiene buenas posibilidades de mantenerse en el poder.

Incluso en Nicaragua, hay pocas dudas sobre la reelección de Ortega. Si bien ambas naciones han enfrentado dos años difíciles, debido a la pandemia, inician a ver destellos de luz, con la esperanza de que este acuerdo fomente relaciones cada vez más fraternales entre los pueblos de Nuestra América.