Azulejos de Toronto propinan paliza histórica a los Medias Rojas de Boston

Foto cortesía /

Los Azulejos de Toronto entraron al Fenway Park el viernes y no mostraron piedad hacia sus anfitriones, derrotando 28-5 a los Medias Rojas de Boston.

Según MLB, este encuentro estableció y empató varias marcas históricas en el mejor béisbol del mundo.

Esta paliza entra a los libros de la historia al ser el partido con mayor cantidad de carreras anotadas para Toronto en un solo juego, y se convierte en el juego con mayor cantidad de carreras recibidas para Boston.

Te puede interesar: Equipos del Pomares eligen sus refuerzos para la segunda vuelta

Tres bateadores de los Azulejos con al menos 5 carreras impulsadas, la primera vez que hacen eso en la historia de la franquicia. Raimel Tapia y Danny Jansen tenían 6 cada uno.

Los Azulejos, solo necesitaron 5 entradas para anotar sus primeras 25 carreras y romper el récord anterior de la franquicia (24) de carreras en un juego.

La última vez que un equipo anotó al menos 25 carreras en las primeras cinco entradas de un juego fue el 25 de agosto de 1922, los Cachorros de Chicago anotaron 25 en los primeros cinco innings de una eventual victoria por 26-23 sobre los Filis de Filadelfia.

Lourdes Gurriel Jr, conectó seis imparables en siete apariciones en el plato, empatando el récord de franquicia de Frank Catalanotto y la marca de la Liga Americana para un juego de nueve entradas.

Rennie Stennett de los Piratas de Pittsburgh es el único jugador de la era moderna con siete hits en un juego de nueve entradas.

Hasta ahora solo en siete equipos de la MLB en la era moderna, han anotado al menos 27 carreras en un solo encuentro.

En ese desafío también se logró imponer otra marca, porque, nueve bateadores de los Azulejos terminaron con al menos dos hits y dos carreras anotadas, empatando un récord de las Grandes Ligas.

Esta fue solo la cuarta vez que se logró la hazaña en la era moderna, y la primera desde 1994. Increíblemente, una de las otras veces que esto sucedió fue contra Toronto.

Leonardo Sevilla