Científicos desconcertados por la aparición de agujeros en el océano

Los océanos cubren aproximadamente el 71% del área de la tierra, son tan extenso que nunca se sabe lo que se puede encontrar en ellos. Los científicos recientemente están asombrados por los agujeros misteriosos que siguen encontrando en el fondo del mar.

Lo peculiar de estos agujeros tan casi perfectos, con un patrón uniforme y limpio, como si fuera un humano el quien los realizó, a no ser por la ubicación que tienen aproximadamente a 2,5 kilómetros (1,6 millas) por debajo de la superficie del Océano Atlántico, en medio de la nada.

Durante una expedición reciente a las profundidades en gran parte inexploradas del norte de la Dorsal del Atlántico Medio, los investigadores marinos se encontraron con una línea de agujeros excavados en la arena.

Los investigadores a bordo del buque Okeanos Explorer de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE. UU. (NOAA) utilizaron un sumergible robótico para explorar una cresta volcánica submarina al norte del archipiélago de las Azores, cerca de Portugal continental el 23 de julio.

Siguen apareciendo más agujeros

Una semana después, volvieron a identificar 4 conjuntos más de agujeros a unos 483 kilómetros (300 millas) de distancia, a 1,6 kilómetros (1 milla) de profundidad.

“Si bien los agujeros parecen casi hechos por humanos, las pequeñas pilas de sedimento a su alrededor sugieren que habían sido excavados. Intentamos, pero no pudimos, echar un vistazo a los agujeros y pincharlos con las herramientas del vehículo operado por control remoto”, comentó la NOAA, en un comunicado de prensa.

Desde hace 20 años estos agujeros siguen apareciendo. Un artículo de 2004 informó sobre un avistamiento en la misma región ese año. Los investigadores se refirieron a ellos como “lebensspuren” para describir los agujeros, que se traduce como “huellas de vida” en alemán.

El biólogo de aguas profundas de la NOAA, Michael Vecchione, tiene un gran interés en saber qué se esconde debajo de las arenas del Atlántico Medio.

“Algo importante está pasando allí y no sabemos qué es”, dijo Vecchione a Christine Chung del New York Times.

Esto destaca el hecho de que todavía hay misterios por ahí.

También están observando la zona de fractura de Charlie-Gibbs, que interrumpe la cordillera, y la meseta de las Azores, que se encuentra al este de la dorsal mesoatlántica y es donde convergen tres placas tectónicas principales.

La dorsal mesoatlántica es un punto de acceso sísmico y también es el hogar de impresionantes fumarolas hidrotermales donde el magma proporciona el calor que utiliza la vida que vive en los extremos del lecho marino profundo.

Las misiones Voyage to the Ridge 2022 esperan descubrir más sobre esa vida, incluida la fuente de los extraños agujeros.

Hay un programa de buceo más para esta parte de la expedición, que puedes ver en vivo el 7 de agosto.

¿Qué más descubrirán?