Cifra de cadáveres en alud asciende a 161 victimas en Guatemala

Cuerpos de socorro recuperaron este martes 19 cadáveres y suman 161 las víctimas de un gigantesco alud que arrasó un poblado aledaño a la capital guatemalteca, mientras continúan las búsquedas entre los escombros del desastre, informó una fuente oficial.

El director de incidentes de la estatal Coordinadora para la Reducción de Desastres  (Conred), Sergio Cabañas, dijo a la  AFP  que cuadrillas de socorristas, incluido un grupo de mexicanos que apoyan con perros entrenados, reiniciaron la tarea de rescate a las seis horas  del martes para tratar de encontrar algún sobreviviente o recuperar cuerpos sin vida.

Sin embargo, reconoció que será difícil encontrar sobrevivientes debido al tiempo transcurrido desde la tragedia, la noche del jueves pasado, cuando el deslave de tierra arrasó con unas 125 viviendas en la aldea Cambray II en el municipio de Santa Catarina Pinula, 15 km al este de la capital.

Un balance dado la noche del lunes indicaba que los cuerpos de rescate habían recuperado 142 cadáveres y que unas 300 personas seguían desaparecidas.

Las unidades de rescate trabajan por quinto día consecutivo en la zona del desastre, luego de que el lunes las tareas fueron afectadas por las lluvias.

En el lugar del siniestro, los fuertes olores por los cuerpos en descomposición obligaron a los socorristas a utilizar mascarillas, al tiempo que se prohibió el acceso a la prensa.

Área sería cementerio

Las autoridades analizan qué hacer en el lugar del gran deslave que todavía podría sepultar cientos de cuerpos y con una zona circundante de viviendas en su mayor parte intactas que se ha declarado inhabitable.       

El área afectada es simplemente demasiado extensa como para excavarla por completa, y podría llegar un momento, como ha ocurrido en otras ocasiones, en el que las autoridades dejan de cavar y declaran la zona donde quedan cuerpos sepultados como un cementerio en la práctica, donde las viviendas enterradas se convierten en las tumbas de sus habitantes.

Las autoridades también buscan qué hacer con los vecinos de la colonia Cambray, cuyas casas escaparon al enorme deslave del jueves pero que han visto su vecindario declarado inhabitable por la Comisión Nacional de Reducción de Desastres, conocida como Conred

“Nos dijeron que se tienen que organizar, que tienen que comprar terrenos”, dijo. “Igual y están reuniendo dinero para construirnos casitas, pero nada concreto”, añadió Clara Elena Solorzano, de 40 años, que había vivido 17 años en una casa construida por su esposo. “Igual y están reuniendo dinero para construirnos casitas, pero nada concreto”, añadió.