Crisol de la llanura en llamas

Foto: La Primerísima / Dibujo en carbón del General Augusto C. Sandino y el Comandante Carlos Fonseca como símbolos del pueblo de Nicaragua.

CRISOL DE LA LLANURA EN LLAMAS
por Manuel Mosquera

a Marcela Pérez Silva

¡Qué revolucionario es el viento!
Llega a los árboles a limpiarlos de hojas viejas
de frutas podridas
Carlos Fonseca Amador

Carlos diste los ojos del cefiro
Al Mar A la floresta Y a las aldeas
Vestiste con los trajes diseñados en los talleres de las primeras luces
Pusiste el compás liberador en llanuras ardientes
Con la voz inmolada de sandino/Nuestro victorioso general
Volvieron a surgir los compendios guardados en
Los albores de las ideas
Grabaste en tu esencia La foto tomada el viento revolucionario
Te acicalaron jefes guerreros
Con la sangre derramada de nuestros dioses y Espartacos

Imaginaste la práctica feraz de las águilas venciendo al odio y la muerte
Edificaste la fortaleza soñada por el puño tronador
Dirigiste la marcha marítima hacia la manigua
Su oleaje crepuscular/Recorrió los valles/Entró a las fábricas
Se reunió clandestinamente con los jóvenes. Repartió con ellos octavillas
Fue a los camposantos y fosas comunes y dio aliento
Armas y vida los desaparecidos
Hombres y mujeres/Todos hermanados
Ataron sus anhelos y dolores
A los lazos tejidos por la marea desencadenada
Unieron sus destinos a los mártires Decididos a no extraviar sus acordes
Cogieron el machete para no sentir que es inútil
Sólo limpiar hojas envejecidas y frutos podridos
Cortaron una a una de las malas yerbas crecidas en el
Hontanar de la traición la ambición y los Somoza
Calcinaron las piratas carabelas traídas por Colón y los marines
Tacharon los símbolos acopiados por la pobreza
Dieron ancestral sabiduría al ombú montés
Sandino y tú
Traen el lucido planeta
Forjado en la herrería combatiente Contra estos siglos encadenados