Foto Cortesía: De izquierda a derecha: fray Marco (Custodia Gral.) fray Domingo (vicario), Fray Jorge (ecónomo), Francisco Bautista y Elliette Ortega. Lugar: comedor del Sacro Convento de San Francisco de Asís.

Delegación de la Embajada de Nicaragua ante la Santa Sede visita la Basílica de San Francisco de Asís

En la hermosa Basílica de San Francisco de Asís, parte del monumental Complejo Franciscano de la medieval ciudad de Asís, declarado Patrimonio de la Humanidad (UNESCO, 2000), considerado lugar peregrinación y de la glorificación del Santo de la Ecología, la Fraternidad y los Pobres hace 800 años, el Custodia General, Fray Marco Moroni; el Vicario Fray Domingo Paoletti y el Ecónomo Fray Jorge Fernández, recibieron ayer Miércoles 23, con fraternal Alegría la visita de la Delegación de la Embajada de Nicaragua ante la Santa Sede.

 

Compartieron el almuerzo con la Comunidad de 60 Religiosos Franciscanos, recorrieron las históricas instalaciones de gran valor para Creyentes Cristianos y no Cristianos, y recibieron la Bendición de San Francisco en nombre del Pueblo y Gobierno de Nicaragua en ocasión de la Natividad de Nuestro Señor, Esperanza Redentora del Mundo.

El Embajador, Compañero Francisco Javier Bautista Lara, y la Ministra Consejera, Compañera Elliette Ortega Sotomayor, visitaron el Sacro Convento, la Basílica Inferior, la cripta que guarda los restos del Santo de Asís y varios de sus compañeros, y la Basílica Superior, conjunto original del Siglo XIII y subsiguientes, y en cuyas capillas y pasillos conservan valiosas obras bizantinas, renacentistas, de reconocidos artistas como Pietrasanta, Sermei, Cimabue, Giotto, Martini y Lorenzetti.

Los visitantes y los Frailes Menores conventuales (O.f.m. Conventuales), encargados de custodiar la Basílica, conversaron sobre el Mensaje Franciscano asumido por Su Santidad el Papa Francisco, sobre las Encíclicas Laudato si y Fratelli tutti, la pandemia que ha mostrado nuestras fragilidades globales, la necesidad de la Justicia Climática y de relaciones de Diálogo y Respeto entre las Naciones, sobre la ayuda sin condiciones, y las particularidades de Nicaragua en el camino por construir con Dignidad una Sociedad más justa y equitativa, basada en la Solidaridad y en el Derecho de Autodeterminación.

Los Diplomáticos observaron las proyecciones de luminosas navideñas en la fachada de la Basílica Superior y la representación del Nacimiento, a la que los Frailes agregaron una enfermera en reconocimiento al rol fundamental de los Servidores de la Salud en la pandemia.

La tradición del pesebre fue inaugurada por Francisco de Asís en víspera de la Navidad del año 1223. El Franciscano San Buenaventura, escribió: “Sucedió en el tercer año antes de su muerte, que para excitar a los habitantes de Grecio a conmemorar la Natividad del Nino Jesús con gran devoción, decidió guardarlo con toda la solemnidad posible, y para no ser acusado de ligereza o novedad, solicitó y obtuvo el permiso del soberano Pontífice. Luego preparó un pesebre, y trajo heno, un buey y un asno al lugar designado”.

Los visitantes nicaragüenses agradecieron en nombre del Gobierno y Pueblo que representan, la trascendente influencia Franciscana en la Historia, Cultura y Devoción Popular, así como las Oraciones de la orden religiosa por Nicaragua, desde la Fraternidad, la Amistad Social y Solidaridad, propias del Carisma que asumen.

Si te gustó este artículo, ¡compártelo con tus amigos!