Discurso de Nicaragua en Reunión de Ministras y Ministros de Ambiente, y Altas Autoridades del ALBA-TCP hacia la COP26, Reino Unido

Discurso de Nicaragua en Reunión de Ministras y Ministros de Ambiente, y Altas Autoridades del ALBA-TCP hacia la COP26, Reino Unido

Discurso del Compañero Javier Gutiérrez Reunión de Ministras y Ministros de Ambiente, y Altas Autoridades del ALBA-TCP hacia la COP26, Reino Unido
7 de Julio del 2021.

Buenas tardes, estimados y estimadas Ministros y Ministras de Medio Ambiente y Altas Autoridades, Hermanos todos y todas, de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestramérica, Tratado de Comercio de los Pueblos, ALBA-TCP.

Para la Delegación de Nicaragua es motivo de honor transmitirles el Fraterno Saludo del Presidente-Comandante Daniel Ortega Saavedra y de la Vicepresidenta, Compañera Rosario Murillo Zambrana.

Queremos solidarizarnos con el Pueblo y Gobierno de San Vicente y las Granadinas por los efectos severos de la crisis climática global y más recientemente por los daños del Huracán Elsa.

Las grandes Economías capitalistas por medio de los Modelos destructivos de producción y consumo han provocado de manera acelerada la crisis climática. Ya el Cambio Climático es Historia, ahora es crisis climática, es también crisis planetaria y crisis de Valores por la falta de Principios Cristianos y Solidarios.

Nos encontramos en momentos complejos en un Planeta sobrecargado de contaminación y nuestra Madre Tierra agudiza por el Capitalismo Salvaje; las concentraciones de dióxido de carbono se encuentran en 420 partes por millón, cuando la norma máxima indica 320 por millón; se están emitiendo a la atmosfera más de 50,000 millones de toneladas de dióxido de carbono, cuando la norma indica que no debemos de sobrepasar las 14,000 millones de toneladas de dióxido de carbono.

La Revista The Guardian mencionó algunos hallazgos del próximo Reporte del Panel Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático, IPCC, indicando que el Calentamiento Global desencadenará puntos de inflexión en los Sistemas Naturales de la Tierra generando desastres generalizados irrevocables, a menos que se tomen medidas urgentes por los Países Desarrollados y altamente industrializados.

También el PNUMA alertó, que si no se hacen los esfuerzos necesarios para reducir las emisiones en un 70% al 2050, los incrementos promedios globales de la temperatura serán de 1.5 grados Celsius al 2025.

Hermanos, Hermanas, el contexto actual es crítico, a la crisis climática se une la pandemia del COVID-19 y la creciente inestabilidad política mundial; las Medidas Unilaterales Coercitivas, las cuales son ilegales y transgreden el Derecho Internacional, es una amenaza letal para el Desarrollo Social, Económico y Ambiental de nuestros Pueblos, socavando los esfuerzos que realizamos para salir de la Pobreza, y reduce la posibilidad de mejorar nuestra resistencia para enfrentar la crisis climática.

La CEPAL ha reconocido cuatro crisis cuyos impactos negativos se profundizan en los Países en Desarrollo: Primero, la Pandemia del COVID-19 está afectando el crecimiento económico; segundo, la desigualdad como barrera al desarrollo; tercero, los umbrales planetarios están llegando a puntos de no retorno por la crisis climática; cuarto, la doble asimetría en temas climáticos, los Países menos emisores y más vulnerables reciben con mayor fuerza los impactos del Cambio Climático.

Entre el 2011 y 2017 Nicaragua crecía vigorosamente 5.3 del Producto Interno Bruto en promedio, con reducción de la Pobreza general, donde pasamos de 48.3 en 2005 al 24.9 en el 2016, y la Pobreza extrema de 17.2% a 6.9%. Sin embargo, el intento fallido de Golpe de Estado en 2018, los huracanes Eta e Iota en 2020, y la pandemia del COVID-19, dejan pérdidas por 29,000 millones de dólares entre el 2018 y 2023, es decir, 2.13 veces el PIB nominal del 2021. Pero la fortaleza de la Economía y la voluntad de nuestro Pueblo permitieron, en 2020, ser una de las Economías que menos decreció en la Región, -2%.

Por estas razones, Nicaragua presentó ante la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático en el contexto de la COP26, cuatro Declaraciones que se consideran vitales para revertir los efectos catastróficos de la Crisis Climática, estas son: Número 1: Declaración sobre la Justicia Climática con Reparación. Número 2: Declaración de Centroamérica y el Caribe como Región altamente vulnerable a eventos climáticos extremos. Número 3: Declaración para elevar Pérdidas y Daños a la misma categoría de Mitigación y Adaptación ante la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático. Y Número 4, Declaración sobre la urgencia de preservar y recuperar los Bosques como la mejor forma de resistir la Crisis Climática.

Asimismo, el Gobierno de la República de Nicaragua ha creado la Secretaría de Cambio Climático de la Presidencia de la República, para velar por la pertinencia política de la Crisis Climática y la transversalización de las acciones climáticas en grupos vulnerables. Asimismo, iniciaremos una actualización de la Política Nacional de Cambio Climático ajustado a los Nuevos Tiempos y a las Nuevas Luchas.

En relación a la reciente Sesión de los Cuerpos Subsidiarios en la Convención Marco de Naciones Unidas, el Grupo ALBA sobre Cambio Climático participó activamente defendiendo los intereses de nuestros Pueblos.

Realizamos intervenciones en diferentes espacios de negociación, no obstante, Hermanos, Hermanas, los progresos en dichas negociaciones fueron decepcionantes y llenos de incertidumbre en temas relevantes para reducir los impactos de la Crisis Climática.

Estimados Hermanos, Hermanas, Ministros, Ministras, consideramos que debemos fortalecer nuestro trabajo hacia la COP26, por lo tanto, Nicaragua lleva los siguientes puntos para ser defendidos en esa Cumbre Climática.

Número 1: Reafirmar los Mandatos de la Cumbre del Reencuentro con la Madre Tierra, celebrada en La Paz, Bolivia, el pasado Abril del 2021.

Número 2: Defender la Justicia Climática con Reparación, como parte del Principio de Responsabilidades Comunes, pero Diferenciadas y Capacidades Respectivas.

Número 3: Eliminar las Medidas Unilaterales Coercitivas, las cuales son ilegales y agreden el Derecho Internacional.

Número 4: Demandar los 100,000 millones de dólares para el Fondo Verde del Clima, que continúan sin cumplirse por parte de los Países Desarrollados.

Número 5: Agilizar la puesta en marcha del Fondo de Adaptación bajo el Acuerdo de París.

Número 6: Exigir metas ambiciosas para que los Desarrollados reduzcan sus emisiones domésticas y no usen los esquemas de Mercado para evadir sus responsabilidades históricas.

Número 7: Evitar la mercantilización de la Madre Tierra por medio del llamado Mecanismo Cooperativo, Artículo 6 del Acuerdo de París, que no es más que el establecimiento de los Mercados de Carbono.
Número 8: Elevar Pérdidas y Daños al mismo nivel de Mitigación y Adaptación.

Número 9: Incorporar al financiamiento climático todos los pilares de la Convención Marco de Naciones Unidas, según el Plan de Acción de Bali, tales como: Creación de Capacidades, Transferencia Tecnológica, Financiamiento Climático, Adaptación, Mitigación, y Pérdidas y Daños.

Número 10: Incorporar los enfoques de grupos vulnerables, incluyendo en las acciones climáticas a: Mujeres, Niños, Niñas, Jóvenes, Población Indígena y Afrodescendiente, y [email protected]
Número 11: Demandar que Latinoamérica y el Caribe sea declarada Región sensible a los impactos del Cambio Climático.

Muchas gracias, y Siempre al Frente, Compañeros y Compañeras del ALBA.