Docentes celebran Día Nacional del Bibliotecario

Docentes de todo el país se dieron cita este viernes en Managua, para celebrar anticipadamente el Día Nacional del Bibliotecario (8 de noviembre), saludando de esta manera el 39 Aniversario del Tránsito a la Inmortalidad del Comandante Carlos Fonseca Amador.

La Responsable de Bibliotecas a nivel nacional, María de los Ángeles Iglesias, detalló que actualmente el Mined, administra unas 666 bibliotecas a nivel nacional, mismas que funcionan gracias a la abnegada labor de los docentes-bibliotecarios.

“Uno de los principales objetivos de la biblioteca escolar, es el desarrollo de hábitos lectores. Y en este sentido, estamos trabajando con un plan de lectura a nivel nacional”, aseguró Iglesias, quien también dio a conocer la iniciativa que impulsa el Gobierno Sandinista, poniendo en función las llamadas Bibliotecas Rodantes en distintas zonas rurales de Nicaragua.

La compañera Lisbeth Pichardo, Asesora Pedagógica departamental del Mined en Chinandega, manifestó que ha sido un reto ir conformando más bibliotecas en todos los municipios del país.

“Los espacios de las bibliotecas son reconstructivos, porque todavía nos llegan alumnos que no saben leer; y hay otros que leen pero no saben interpretar, y hay otros que interpretan y leen pero no saben reflexionar; y las bibliotecas son el espacio necesario para aprender todos los niveles que necesita un buen lector”, destacó.

Por su parte, la docente de León, Johana Carolina Jiménez, destacó este encuentro, tomando en cuenta que se hace en saludo al tránsito a la eternidad del Comandante Carlos Fonseca Amador, quien también fue un gran bibliotecario.

“El bibliotecario ayuda al proceso de la enseñanza-aprendizaje, y además de eso es un pilar muy importante en la educación. El bibliotecario apoya el reforzamiento escolar solidario, atiende a los niños y niñas de primer grado, y lleva a cabo el plan de lectura del centro”, expuso.

El Coordinador departamental de las bibliotecas de Nueva Segovia, Luis Ramón Ramos, indicó que el rol del docente-bibliotecario, es clave porque permite a los estudiantes convertirse en lectores, y en personas que analizan y toman decisiones más acertadas.