Foto: CCC. César Pérez / El 19 de Julio y la desesperación yanqui

El 19 de Julio y la desesperación yanqui

(19 de Julio) Nicaragua es una obsesión para los gringos. Además de la importancia que tiene desde el punto de vista geopolítico (el río San Juan y el lago Cocibolca para el posible canal) Nicaragua es una espina clavada en el orgullo del ejército y de la política intervencionista estadounidense.

En 1933 terminaron de salir los marines que habían sido derrotados por el Ejército Defensor de la Soberanía Nacional encabezado por Augusto C. Sandino y con un estado mayor con los Generales Pedro Altamirano, Gregorio Colindres, el Coronel Santos López, entre los más conocidos en la memoria popular. Dos grandes derrotas signan al ejército de los EEUU, ambas a manos de ejércitos populares y revolucionarios, Nicaragua y Viet Nam (1965). Ya había sido derrotado en el siglo IXX el pirata William Walker, luego Sandino los hace correr en 1933 y en 1979, el 19 de Julio, el FSLN toma el poder derrotando a la guardia Somocista y huye el último marine. Posteriormente, la guerra de agresión financiada por los EEUU, durante 10 años (1980-1990) no logra derrotar al Ejército Sandinista, aunque finalmente el FSLN pierde las elecciones y entrega el gobierno, en un acto serene y democrático, a Violeta Barrios Viuda de Chamorro.

Diecisiete años después, en otro proceso electoral el FSLN gana las elecciones y Daniel es elegido Presidente. Un largo proceso de consolidación partidaria y una cruel experiencia para el pueblo nicaragüense que durante 17 largos años sufrió directamente lo que es el neoliberalismo. Este breve recuento nos lleva a comprender mejor dos temas de la actual coyuntura pre electoral en Nicaragua. Uno que lo Estados Unidos, en su nueva ofensiva imperial contra Nuestramérica, consideran a los Gobiernos de  Cuba, Nicaragua y Venezuela, el enemigo principal a ser derrotado. El FSLN es un enemigo que viene de triunfo en triunfo, en lo político, en lo social en lo económico e inclusive en lo militar y esto es inadmisible.

Nuestramérica es el objetivo. Reitero, Cuba, Venezuela, Nicaragua, además de estar en el Continente, significan un mal ejemplo de lo que se puede y debe hacer con los recursos de nuestros pueblos y naciones. Son un mal ejemplo ideológico, político, económico, social y militar. Si perdemos de perspectiva esto, en el marco de la batalla geopolítica que tienen los EEUU con China, Rusia e incluso (aunque menos evidente) con la Unión Europea, no lograremos ver el conjunto del panorama que nos permita entender de dónde viene tanto encono. A ello hay que añadir que estas últimas batallas antiimperialistas, se han ganado y se están ganando por la vía electoral y ese espacio, que era propiedad privada de las oligarquías, ha sido ocupado por el pueblo, desde el triunfo electoral de Hugo Chávez en adelante.

Esto explica también por qué todos los recursos y artimañas contra Evo Morales, contra Bolivia, contra Pedro Castillo en el Perú. Explica por qué la desesperación de mantener a un personaje abyecto, pero funcional como Luis Almagro en la OEA, que les garantiza una intervención electoral manejable. Explica la violencia en Colombia y también los recursos extremos como el asesinato del Presidente de Haití a manos de compañías estadounidenses y mercenarios colombianos. El imperio se siente muy fuerte y con ganas de triunfar en Nuestramérica. Con firmeza y serenidad le decimos, es la hora de los pueblos y seguiremos de victorias en victorias. Se recuperarán Perú y Chile; volverán Ecuador y Uruguay. Se recuperará Brasil. Colombia, con tanto sacrificio y sangre joven derramada, entrará por el rumbo de la democracia. No es voluntarismo, es el camino trazado y lo mismo ocurrirá con el pueblo de los Estados Unidos que encontrará su rumbo de justicia social. La pandemia abrió nuevas puertas, pero si no se traviesan rápido y con fuerza, pueden volver a cerrarse hacia un camino irreversible para nuestro Planeta.

El 19 de Julio es y será Sandinista, Nicaragua es y será Sandinista

El ataque contra Cuba no ha concluido, como no ha concluido contra Venezuela. Pero Nicaragua deberá afrontar el siguiente zarpazo de la ofensiva imperial. Pueden llamar como quieran al gobierno del FSLN. Pueden decirle dictadura, pueden insultar al Comandante Daniel Ortega, pueden criticar a la  Vicepresidenta Rosario Murillo. Pueden inventar tramas oscuras, claras  o trágicas, lo que no pueden ocultar es que el gobierno de Nicaragua, en plena Pandemia, es el único de Centroamérica que ha logrado continuar beneficiando a su pueblo, con empleo, salud, educación, créditos. Las cifras son de los Organismos Internacionales y son contundentes. Pero y lo principal es que el pueblo nicaragüense, su juventud, mujeres y hombres, siguen confiando en el FSLN y despreciando a esa oligarquía vendepatria.

Este 19 de Julio, probablemente no estarán las multitudes a las que estamos acostumbrados y eso se lo debemos al Covid, pero los corazones rojinegros seguirán latiendo en defensa de la Patria y la Soberanía como lo hicieron al integrarse al “pequeño ejército loco” del General de hombres Libres o como lo hicieron en la guerra contra Somoza y hoy contra los traidores que quieren devolver el territorio nicaragüense a la miseria y la explotación en alianza con lo peor de la política intervencionista yanqui.

Preparémonos para nuevas ofensivas mediáticas y materiales. Los medios de comunicación y las redes sociales ya están en ataques que rayan lo absurdo, pero que encuentran cabida en las mentes débiles o corruptas. Así lo hemos visto en estos días contra Cuba donde toda la prensa, de América y Europa, salvo la excepciones que conocemos, ha hecho una bochornosa actuación anticubana. Esto es lo que nos tienen preparado y esto lo seguirán haciendo. Nuestros pueblos van distinguiendo, el Presidente del Perú Pedro Castillo es un ejemplo de que no basta con mentir y engañar para derrotar las legítimas aspiraciones populares. Ya lo vimos en el Cuzco, en Ayacucho y en Junín. Lo vimos en  La Habana, en Caracas y lo hemos visto en Managua. Nuevamente habrá confrontación, pero en esta ocasión el Comandante Ortega se adelantó y con toda precisión  ha previsto de dónde vienen los golpes. Los y las que claman la intervención militar yanqui han sido advertidos y advertidas.

Sandino, el General de Hombres y Mujeres Libres camina por nuestros campos, alegre y vigilante, le acompañan Carlos Fonseca y Tomás Borge. Un nuevo triunfo electoral se avecina y Nuestramérica avanza hacia las democracias populares, pese a quien le pese.

Por Luis Varese