Erika pierde fuerza y se convierte en ciclón tropical

No obstante, el NHC sugiere que Bahamas, el centro y este de Cuba y el sur de Florida deben vigilar el avance de este remanente durante las próximas horas.

La quinta tormenta tropical de la temporada de huracanes se hallaba a 205 kilómetros al este de Camaguey, en Cuba, y a 420 kilómetros del sur sureste de Nassau, cerca de la latitud 21.5 norte y longitud 75.9 oeste.

«Constantes precipitaciones y aisladas tormentas eléctricas son las primeras señales» de Erika sobre la provincia de Guantánamo, la más oriental de la isla, dijo la agencia cubana Prensa Latina.

«Las lluvias, por momentos intensas, (…) son acogidas con beneplácito, dada la intensa sequía que afecta a esta región desde finales del pasado año», añadió.

Erika, que se mueve a una velocidad de 35 kilómetros hora en dirección oeste noroeste, había llegado a Cuba a primeras horas de esta mañana debilitada y en forma de depresión tropical, tras dejar fuertes lluvias la jornada del viernes en Haití y República Dominicana.

No obstante, Erika provocará aún fuertes lluvias en ambos países y en el este de Cuba a lo largo del fin de semana, en donde se pueden registrar inundaciones de hasta 200 milímetros y deslizamientos de lodo que pueden poner en peligro la vida de las personas.

Asimismo, en Florida, en el sureste de EEUU las autoridades advierten que se registrarán lluvias intensas a partir del domingo y hasta el lunes, con peligros de inundaciones.

El NHC pronostica que Erika podría dar un giro hacia el noroeste y disminuir su velocidad de avance el domingo, tras atravesar Cuba esta noche.

Según el NHC, se espera que Erika se siga debilitando, e incluso podría degenerar en un canal de baja presión.
No obstante, Erika seguirá provocando fuertes lluvias todavía en la República Dominicana, Haití y el este de Cuba este fin de semana.

Estas lluvias podrían causar inundaciones repentinas y deslizamientos de lodo que pueden poner en peligro la vida de las personas.

Causa estragos

Las autoridades de Haití dispusieron unos 2,000 refugios de emergencia, con kits higiénicos, colchones y comida, capaces de albergar a más de 47,000 personas.

Según un balance primario, tres personas resultaron heridas en la región de Puerto Príncipe, donde hubo viviendas colapsadas. También se reportaron inundaciones en dos zonas.

Asimismo, 254 presos de la cárcel de Gonaïves fueron evacuados en forma preventiva, pues el presidio se encuentra en una zona de alto riesgo de inundación.

Muchos hogares son precarios en Haití, y más de 60,000 personas aún viven en casas de emergencia tras el devastador terremoto de 2010, que dejó más de 250,000 muertos y dañó la infraestructura.

Las autoridades de República Dominicana, particularmente sensible a las tempestades por sus numerosos ríos, emitieron
alerta roja en escuelas y playas, en tanto los puertos permanecían cerrados y los cuerpos de salvamento estaban listos para actuar.