Gobierno acompañará defensa de los derechos de las comunidades indígenas frente a invasores y estafadores

El Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega Saavedra, aseguró que el Gobierno Sandinista brindará el acompañamiento necesario para que las comunidades indígenas que poseen títulos comunales sobre sus tierras en las regiones del Caribe Norte y Sur, recuperen sus propiedades que están protegidas conforme la Ley de Autonomía de la Costa Caribe. 

El mandatario nicaragüense se refirió a este tema durante el acto del 36 aniversario de la Policía Nacional y consideró que el problema que actualmente se vive en el Caribe Norte, donde líderes indígenas se han armado para expulsar a los colonos, es un asunto de seguridad pública.

Daniel manifestó que el Gobierno está trabajando un Plan Especial de Seguridad, coordinado con las instituciones para defender las reservas y los derechos que tienen los comunitarios sobre las tierras (35 mil kilómetros cuadrados) que el Gobierno Sandinista les tituló y las cuales no pueden ser negociadas o malversadas.

De la misma manera, el Presidente Daniel anunció que ya se conformó una Comisión Interinstitucional que irá a fondo para que se frene el problema en el Caribe Norte y Sur, particularmente en las reservas, como la Indio Maíz, donde hay serios problemas de penetración de colonos, que aunque no están en estado de autonomía son reservas del Estado de Nicaragua y del planeta.

El Presidente Daniel recordó que el Gobierno Sandinista en la década de los 80 impulsó el proceso de autonomía de la Costa Caribe, el cual no fue desarrollado porque el país estaba en guerra.

«A partir del año 2008 empezamos a titular y llegamos a titular más de 35 mil kilómetros cuadrados, una extensión territorial mayor que la de El Salvador. ¿Pero qué ha sucedido? Algunos hermanos comunitarios cayeron en la especulación y les llegó el veneno, porque ahí son propiedades comunitarias, ahí no existe el concepto de propiedad privada, ahí las propias leyes de las comunidades miskitas, mayagnas, ramakíes, afrodescendientes no dan lugar a que se vendan esas propiedades, se pueden alquilar, pero no se pueden vender», explicó.

Sin embargo, ha habido una mayor presencia de familias que son movilizadas por estafadores aliados con algunos dirigentes comunitarios, que venden las tierras y otorgan documentos sin validez a las familias del pacífico, generando un problema y la reacción legítima de los comunitarios que no son parte del fraude, comentó el Presidente.

«No se pueden vender esas tierras. Ya vemos los enfrentamientos que han habido, se han organizado algunos comunitarios para desalojar a los colonos», indicó.

El Presidente recordó que hace unos años, un grupo de inversionistas canadienses quiso invertir en la zona de Bosawás para instalar una mina a cielo abierto, ante lo cual el mandatario no aceptó otorgar permiso debido al impacto negativo que esa industria ocasionaría a la reserva.

«En la información que nos están dando ahí, es que ya ellos ya han llegado a acuerdo con los comunitarios en la reserva de Bosawás. Con cuál de esos comunitarios, no tenemos idea, pero sí ya habían llegado a acuerdo con comunitarios para desarrollar una concesión minera, para partir el corazón de Bosawás, con una concesión minera a cielo abierto», relató Daniel.

«Lo que querían era el aval del gobierno, el aval del presidente; les dije que no, no hay por mucho dinero que ustedes tengan disponible, por mucho que me digan que ustedes garanticen que esto no va a tener mayor impacto sobre la reserva, no podemos tocar aquí. Se marcharon», agregó.

El Presidente afirmó que el problema de las invasiones de tierra en Bosawás y en tierras comunales indígenas denota que hay una descomposición en el espíritu comunitario de las comunidades del Caribe.

«Ahí hay gente, no son todos, son una minoría como siempre, sinvergüenza, que están vendiendo lo que no les pertenece y luego hay traficantes de madera que van moviendo a los colonos para que luego los colonos les entreguen la madera que botan para cultivar y desarrollar ganadería, eso no debe continuar, eso no puede continuar», indicó Daniel.

«Ahí se está cometiendo un delito y ese delito los primeros que deben castigarlo son los líderes comunitarios en la Costa Caribe, ahí están los líderes, está el pastor, están las directivas comunitarias donde hay encargados de salud, educación, medio ambiente… son ellos los que tienen que dar la pelea y el gobierno nacional con sus instituciones y lógicamente el Ejército y la Policía dando el respaldo a ellos», aseguró.

Daniel insistió en que se debe dar una solución pacífica al conflicto, que las comunidades juzguen y castiguen y sancionen a los que han vendido lo que nos les pertenece y a través de la procuraduría buscar entendimiento con los colonos que pagaron por algo que saben que no pueden comprar.

Insistió en que ese problema deben resolverlo las comunidades, pero el Estado acompañará las decisiones que vayan tomando, partiendo del reconocimiento de sus títulos para todas las comunidades desde el Río Coco hasta el Río San Juan de Nicaragua.

«En estos tiempos que hay tanta preocupación con lo que es el calentamiento global, con la sequía, que se volvieron problemas de todo el planeta. Una reserva que se pierde en algún lugar del mundo, la está perdiendo el planeta. Nosotros estamos obligados a defender estas reservas, repoblar estas reservas y recuperar esta reservas, ese es el desafío que tenemos», concluyó el Presidente Daniel.