La clave para bajar de peso: incluir en la dieta muchas manzanas

Las manzanas son un alimento ideal para combatir el sobrepeso y además, su ingesta representa una serie de beneficios para nuestra salud. 

Al comer manzanas regularmente podemos prevenir la diabetes. Esta fruta posee un ingrediente activo conocido como ácido ursólico, un compuesto que puede hallarse en la misma cáscara de la fruta. Por lo tanto, si acostumbrabas a comer la manzana sin piel, sería más recomendable que la consumas con cascara y todo a partir de ahora. ¿Pero, por qué?

Tal como lo reveló un estudio realizado en la Universidad de Iowa, en Estados Unidos, gracias a este ácido ursólico, una dosis al día de cáscaras de manzana puede combatir la obesidad además de la enfermedad del hígado graso e ¡inclusive la etapa previa a la diabetes!

Explicado en términos científicos, el ácido ursólico desempeña un papel fundamental en el proceso de pérdida de peso debido a que favorece un mayor nivel de actividad de la proteína AKT, lo que trae como consecuencia una mayor y más optima quema de glucosa en el organismo para la obtención de energia.

La Manzana ayuda a acelerar el metabolismo

Una de las virtudes de la manzana es el permitirnos aumentar la masa muscular gracias a su efecto potenciador sobre el metabolismo. Imaginate! Solo una libra de tus músculos pueden quemar muchas más calorías que una libra de grasa.

La manzana esta compuesta en un 85% por agua, su nivel de calorías es bajo, unas 50 calorías por cada 100 gramos. Sus azúcares derivan de la fructuosa y en menor proporción posee glucosa y sacarosa.

Las manzanas poseen una alta concentración en antioxidantes, los cuales nos ayudan a combatir los radicales libres, responsables de acelerar el envejecimiento y la aparición de algunas enfermedades. Los antioxidantes junto con los flavonoides reducen el riesgo a desarrollar algunas clases de cáncer.

Nos ayudan a eliminar toxinas, estimular la funciones renal y el hígado.

Su ingesta es aconsejable para combatir la diarrea y el estreñimiento.

Las manzanas contienen una rica composición de pectina, ácido málico, flavonoides y quercitina.

Consumir esta fruta ayuda a crear un entorno entiséptico bucal, reduciendo la cantidad de bacterias en la boca.

Comer manzana ayuda a contrarrestar el colesterol, reducir los niveles de azucar en el organismo y disminuir el riesgo a padecer enfermedades cardiovasculares.

 

Fuente: Facilisimo