Robert Lewandowski firma la primera derrota del Real Madrid de Benítez

El delantero polaco marcó en el 88′ y el Bayern se llevó la Audi Cup. Bale y James fueron suplentes y al Madrid le faltó chispa en ataque. Brych no señaló un penalti de Boateng a Ramos.

Sin un solo representante de la BBC y con Jesébastante desatendido, no se pueden pedir milagros. Lewandowski derribó casi al final la puerta de unMadrid que se fue diluyendo, acurrucado, sin uñas, metido en el laboratorio de Benítez, acabando conJames y Marco Asensio de pareja de ataque. Con esto se dice todo. Bale, el cañonero del día anterior, no disfrutó ni de un minuto. Se supone que por riesgo de lesión o sobre carga. La final de la Audi Cup anteel Bayern de Guardiola giró hacia un partido experimental, con mejores chispazos puntuales de los alemanes frente a un equipo blanco ordenado y trabajador a destajo, pero sin atractivo alguno.

El Bayern se llevó el trofeo en justicia porque golpeó más. El once inicial del Madrid resultó tibio, seguramente condicionado por el partido del día anterior, insuficiente para hacer daño continuado al equipo de Guardiola. Apretó Jesé menos que otros días, Kroos puso a prueba a Neuer, pero decididamente el campo estaba inclinado hacia la defensa del Madrid, que fue la protagonista de la noche. Nacho brilló por lesión tempranera de Pepe,Carvajal mostró su furia muy por encima de lo que ofrece Danilo, a Ramos se le vio sobrio y en el último metro Keylor Navas mezcló paradones con dosis de fortuna, que tampoco le vienen mal a un portero.
El castillo blanco se mantuvo en pie con dignidad desde el principio, tuteando a todo un Bayern que jugaba en su templo, espoleado desde el banquillo por la necesidad de Guardiola de reivindicarse ante las críticas. No estuvo muy profundo el Madrid, pero hizo lo suficiente para que Ramos fuera objeto de penalti en el instante previo al pitido del descanso. El árbitro barrió para casa en una infracción clara que pudo cambiar el panorama del segundo tiempo.

A la hora de juego las probetas de Benítez empezaron a echar humo. Realizó tales sustituciones que el Madrid quedó casi irreconocible. Asensio,Modric, James, Danilo… entraron al campo y el puzzle presentó cosas tan no previstas como ver a Danilo de volante derecho, a James con Asensio en pareja de ataque, a Modric alternando de enganche y mediocentro, y para aderezar la ensalada saltó al césped Borja Mayoral con funciones confusas.

 

 

Fuente: AS