Foto Jairo Cajina / Canciller Denis Moncada

Nicaragua en el 7º Seminario Europa, América Latina y el Caribe – Foro Sao Paulo y Partido de la Izquierda Europea – Visiones Compartidas de la Izquierda

Mensaje del Gobierno de Nicaragua a través del Canciller Denis Moncada Colindres, en el 7º Seminario Europa, América Latina y el Caribe – Foro Sao Paulo y Partido de la Izquierda Europea (PIE) – Visiones Compartidas de la Izquierda, con el Tema: Militarización, OTAN y la Lucha por la Paz”, realizado hoy 11 de junio 2022.

A continuación, mensaje íntegro:

“7º Seminario Europa, América Latina y el Caribe – Foro Sao Paulo y Partido de la Izquierda Europea (PIE) – Visiones Compartidas de la Izquierda, con el Tema: Militarización, OTAN y la Lucha por la Paz”, 11 de Junio 2022

MILITARIZACIÓN, OTAN, Y LUCHA POR LA PAZ

Desde Managua, Nicaragua Patria del General Sandino enviamos cordial saludo a las Compañeras y Compañeros del Foro de Sao Paulo y del Partido de la Izquierda Europea que participan en este Seminario sobre Militarización, OTAN y la Lucha por la Paz y les transmitimos los saludos fraternos de nuestro Presidente, Comandante Daniel Ortega y nuestra Vicepresidenta Compañera Rosario Murillo y la Militancia del FSLN.

La guerra en Ucrania ha vuelto a poner en el punto de mira internacional a la OTAN, que al proporcionar sistemas de armas, entrenamiento militar y paramilitar, mercenarios, suministros logísticos y al dirigir al ejército ucraniano desde la retaguardia, se pone a todos los efectos como una organización beligerante. Pero a pesar de los esfuerzos por derrotar a Rusia en el terreno, el panorama militar prefigura una nueva derrota occidental.

Tras la amarga derrota sufrida en Siria y Afganistán, que se suma a las victorias fallidas en Irak y a la huida de Somalia, el presidente francés Macron llegó a calificar a la OTAN de “muerte cerebral”. En efecto, los reveses militares sufridos en Oriente Medio y Asia Menor han preparado el terreno para una seria reconsideración de la Alianza Atlántica, la redefinición parcial de su papel y sus perspectivas.

Su ampliación hacia el Este, la función provocadora que asume frente a los países emergentes y el desafío abierto a Rusia y China, así como el refuerzo de la dimensión ofensiva de sus acciones, representan también una modificación genética parcial de la misma.

La nueva doctrina militar prevé guerras asimétricas, también conocidas como guerras híbridas. Se trata de intervenciones militares con fuerzas especiales, fuerzas regulares, unidades paramilitares y ciberataques a infraestructuras enemigas. Que siguen o flanquean levantamientos o sanciones económicas y comerciales, insurrecciones populares debida y previamente orquestadas, y se apoyan en campañas globales de desinformación para distraer y dividir a la opinión pública internacional y debilitar a los gobiernos legítimos desde dentro.

El dominio absoluto de Estados Unidos sobre la alianza se acentuó aún más con la guerra de Ucrania, que ve entre las principales víctimas a Europa, que es parte fundamental de la OTAN y que, sin embargo, determina cada vez menos pautas y decisiones.

En fin, hoy en día, la Organización Atlántica puede describirse como una extensión de la fuerza militar estadounidense y no como una coalición internacional, habiendo restringido severamente la atención a los intereses generales de sus miembros en favor del dominio de los intereses estadounidenses. Por eso, cada derrota es una derrota de Estados Unidos, de un modelo de doctrina de seguridad nacional que en realidad significa la conquista de territorios y recursos ajenos.

La próxima entrada de Suecia y Finlandia no implicará particulares trastornos en los dispositivos militares. A pesar de ser dos países cuyas fuerzas armadas gozan de crédito, Suecia y Finlandia ya eran socios estratégicos y operativos de la Alianza y su neutralidad era sólo aparente, quizá el último resto de lo que fue la coexistencia pacífica entre los dos bloques. Su entrada no dará lugar a nuevas bases militares cerca de Rusia; por lo tanto, sólo asistiremos a la fijación en derecho de lo que ya existía de hecho. En cambio, lo que queda sobre el terreno es una demostración más de la impotencia de una organización que no resuelve ninguno de los problemas de la gobernanza mundial, sino que los crea.

Hacia una OTAN política

A finales de junio está prevista la cumbre de la OTAN en Madrid. Esta cumbre dará forma al nuevo Concepto Estratégico de la organización atlántica, es decir, al documento político que perfila los nuevos escenarios de seguridad global.

Hasta ahora, la OTAN había considerado los ataques armados, convencionales o de otro tipo, como amenazas a la seguridad; ahora la OTAN cree que las nuevas guerras híbridas son el terreno en el que comprometer mayores recursos y atención.

La información, la economía y el cambio climático serán el nuevo foco de atención, la nueva actividad principal de la alianza, y sobre esto llamará a todos sus miembros a la unidad política.

Por mucho que digan que se trata de la modernización operativa de una estructura que no cambia en sus cometidos ni en su papel, es evidente que estamos ante un peligroso punto de inflexión, que transformará una organización militar anacrónica y amenazante en un centro de coagulación política internacional destinado a dar a Occidente un rostro político unificado.

Ya no será sólo una organización militar para defender a Occidente, destinada a garantizar su gobierno planetario. La OTAN representará políticamente – y ya no sólo militarmente – a todo el Occidente.

Más que la configuración militar, que sólo se altera en función de la ampliación, en esta fase prevalecerá el aspecto político de la Alianza. El modelo actual que encarna la OTAN será cada día más el de una comunidad de estados unificados por un único objetivo político: la reducción de Rusia y China a potencias regionales, su reducción económica y política, y el establecimiento del mando unipolar de la OTAN sobre el mundo y de EEUU sobre la OTAN.

Y si Occidente aparece a menudo dividido en sus valoraciones del escenario internacional, con intereses diferentes y a veces incluso con objetivos dicotómicos, la síntesis política se confía a la alianza atlántica. Que se propone, así como un lugar de síntesis política, de reorganización jerárquica occidental para proteger su interés general.

En esta nueva dimensión de la OTAN está ciertamente la consideración de cómo las Naciones Unidas son ahora escasamente gobernables en términos de número y cómo las organizaciones regionales juegan un papel marginal por definición. Se considera que China y Rusia representan desafíos globales para Occidente y que la respuesta política no puede confiarse a miembros individuales.

Es fácilmente predecible cómo la nueva plataforma de injerencia en la vida de los países considerados hostiles verá reforzada la estrategia de desestabilización permanente. Somos testigos en Nicaragua de lo que esto significa en términos de dolor y luto, de ataques a la vida pacífica del pueblo. No parece haber mucho espacio para la discusión o la negociación entre un imperio en decadencia decidido a reafirmar su mando global por la fuerza y la comunidad internacional en su conjunto.

La crisis económica internacional, debido a la incapacidad de crear respuestas aceptables y viables por parte de un capitalismo omnívoro y depredador que exacerba las desigualdades económicas y sociales que dividen el planeta, ha sufrido una nueva profundización de la crisis con la pandemia. Se defiende el mantenimiento por la fuerza de un modelo unipolar de mando sobre el planeta, la guerra decisiva contra el multilateralismo, contra cualquier reparto de la gobernanza mundial con países que, por tamaño, peso político, económico y militar, influencia regional y papel en los organismos internacionales, reclaman el derecho y el deber de participar en la gobernanza mundial. Piden abordar conjuntamente los tremendos retos hacia los que se dirige el mundo, determinar un modelo de comunidad mundial basado en el respeto al Derecho Internacional, la participación de los organismos y la convivencia internacional.

Este es el nuevo eje del enfrentamiento: unilateralismo frente a multilateralismo, reafirmación del feudalismo atómico o democracia internacional.

Las inversiones en armamentos y las políticas destructivas ya no tienen cabida en el frágil sistema económico internacional. El mundo reclama otro tipo de compromiso. Aspira a la paz, hace un llamamiento a la cooperación y a los esfuerzos conjuntos contra las verdaderas amenazas a la estabilidad del planeta. Que son principalmente sociales, económicas y medioambientales.

Se tienen que lidiar con enormes problemas como la malnutrición, las migraciones masivas, la desertificación, el acceso al agua potable, el saneamiento de los territorios. No se puede seguir tolerando la ausencia de apoyo a la agricultura, se debe pensar en el desarrollo de zonas enteras del planeta y en la reconversión ecológica del modelo productivo. Estos son los verdaderos retos que se vislumbran en el horizonte y es en ellos en los que el mundo debe centrarse, invertir recursos, energía y tomar decisiones políticas unificadas.

Creemos que entre la concepción unipolar del mundo moderno y la multilateral es difícil sentir incertidumbre. Los que se quedan en medio de la barricada ya están en el lado equivocado de la misma.

Necesitamos un mundo en paz, no pacificado. Nos encontramos entre los que no piensan seguir soportando las espantosas inversiones en la guerra, y que exigen enérgicamente la conversión de los gastos en armamento en programas de asistencia socioeconómica que aborden las cuestiones que acabamos de mencionar. Construir el progreso en todos los rincones del mundo significa erradicar las razones del conflicto, significa proponer un camino hacia la paz. En definitiva, se trata de cumplir un compromiso que debería preocupar a todos: dejar el mundo en mejores condiciones de las que lo encontramos.