Foto: Twitter - @PDChina / Comandante Daniel Ortega y el presidente del grupo HKND, Sr. Wang Jing en 2014, al obsequiarle el libro de Xi Jinping “La Gobernanza de China”.

Nicaragua-China: la nueva ruta de la seda en América Central y América Latina

«Hoy es un día histórico». El restablecimiento de las relaciones diplomáticas con la República Popular China corresponde plenamente a la voluntad y los intereses fundamentales del pueblo nicaragüense.

Nicaragua reconoce el principio de la única China y reconoce que el gobierno de la República Popular China es el único gobierno legítimo que representa a toda China, y Taiwán es una parte inalienable del territorio chino.

Nicaragua ya rompió sus relaciones diplomáticas con Taiwán y ya no tendrá ninguna relación oficial o contacto con Taiwán.

Nicaragua admira el extraordinario éxito de China en el desarrollo, aprecia enormemente la importante posición de China en el escenario internacional y apoya la iniciativa de desarrollo global propuesta por China.

Nicaragua está dispuesta a participar activamente en la construcción de la Nueva Ruta de la Seda.

Nicaragua espera realizar operaciones con China en los ámbitos político, económico, social y cultural, entre otros, con el fin de promover el desarrollo nacional, las relaciones entre China y América Latina y el Caribe, así como la cooperación Sur-Sur”.

Estas son las palabras pronunciadas por el nicaragüense Laureano Ortega, Asesor Presidencial y Viceministro del Exterior de Managua, en la conferencia de prensa conjunta con su homólogo chino Ma Zhaoxu tras el anuncio del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre China y Nicaragua.

Declaraciones muy significativas que dan una idea de la historicidad del momento y de cómo este acto realmente puede significar mucho para Nicaragua, Centroamérica y toda América Latina. De hecho, todo el hemisferio central y sur del continente americano se beneficiará de la cooperación de beneficio mutuo con la República Popular China.

La propia Centroamérica nos muestra que la dominación estadounidense no ha traído ningún beneficio a los pesos y pueblos de la región.

Siguenos en YouTube

Guatemala, Honduras y Panamá han sido socios financieros de los Estados Unidos durante cien años. Los bancos y corporaciones de Wall Street tienen casi las manos libres en estos países. El resultado es el que está ante los ojos de todos: la pobreza escandalosa, así como el aumento de la violencia y el poder de los narcotraficantes. Para muchos en América Central y México, el reinado no regulado de las corporaciones estadounidenses hizo que la vida fuera casi invivible y se vieron obligados a huir a los Estados Unidos. Todos los días, se descubren cadáveres a lo largo de la frontera con Estados Unidos. Los cuerpos pertenecen a quienes caen en un intento de ingresar al país, después de huir de su tierra natal. Los cadáveres pertenecen casi exclusivamente a aquellos que viven bajo regímenes liberales de libre mercado.

Como las muertes en el accidente vial en Chiapas (México), donde un camión lleno de hombres en fuga perdió el control, causando la muerte de más de 50 migrantes en su mayoría de Centroamérica.

Este es el escenario en la mayoría de los países centroamericanos. Pero hay un país que ha tomado una dirección diferente, con resultados halagadores. En Nicaragua, los niveles de vida están aumentando y el país se está estabilizando. Un artículo reciente del Wall Street Journal describe cómo la pobreza se ha reducido drásticamente en la última década.

A diferencia de sus vecinos, Nicaragua no está dirigida por un régimen pro-occidental y orientado al mercado. En el poder están los sandinistas. El presidente Daniel Ortega se llama a sí mismo un revolucionario marxista. Mientras que otros países del «bloque bolivariano» de estados latinoamericanos de izquierda han sufrido debido al sabotaje económico de Estados Unidos y la caída de los precios del petróleo, la economía de Nicaragua continúa creciendo. También porque el sabotaje y las sanciones de Estados Unidos tienen poco efecto en un país que no depende de las importaciones y produce la mayor parte de sus necesidades alimentarias en casa.

Según el Wall Street Journal, entre 2005 y 2014 la pobreza en Nicaragua disminuyó en un 30%. Mientras tanto, el PIB aumentó un 36% entre 2007 y 2016. La tendencia de la economía de Nicaragua está en marcado contraste con el resto de la región.

China y Nicaragua

En el crecimiento de Nicaragua, uno de los factores fundamentales es la estrecha relación con la República Popular China. De hecho, China está involucrada en el proyecto más grande de Nicaragua: la construcción- por valor de 40 mil millones de dólares, de un canal navegable entre el Mar Caribe y el Océano Pacífico que atraviesa todo el país, una alternativa al Canal de Panamá.

El proyecto es parte de la política «Un cinturón, una ruta» de Xi Jinping. En el hemisferio occidental, Nicaragua quizás pueda describirse como el punto más importante de la Nueva Ruta de la Seda de China.

Antes de 1949, China era comúnmente llamada «la enferma de Asia». En los años 70, Nicaragua podría describirse como «la enferma» de Centroamérica. El país fue dirigido por un dictador brutal, Anastasio Somoza, respaldado por los Estados Unidos. Cuando el país fue golpeado por un terrible terremoto en 1972, el mundo vio al régimen corrupto al servicio de los Estados Unidos confiscar la ayuda humanitaria e impedir que los heridos y desplazados recibiera asistencia.

La música cambió decisivamente en 1979 cuando el Frente Sandinista de Liberación Nacional tomó el poder. Al igual que el Partido Comunista Chino de Mao Zedong, el Frente Sandinista de Liberación Nacional había desarrollado su propia ideología y tácticas basadas en las condiciones únicas de su país. Además del marxismo-leninismo, los sandinistas también abrazaron el cristianismo y tenían muchos sacerdotes católicos en sus filas. Los sandinistas eran ambientalistas y buscaban preservar las selvas tropicales y los recursos naturales del país, que las empresas occidentales estaban destruyendo.

Así como la revolución de Mao Zedong, en China puso enormes esfuerzos en mejorar la vida de los campesinos, Daniel Ortega y sus camaradas se centraron en brindar asistencia a su población rural. Los médicos cubanos dirigían clínicas de salud gratuitas construidas con dinero soviético. El gobierno sandinista lanzó una campaña de alfabetización y así logró enseñar a leer y escribir a millones de nicaragüenses pobres, que antes languidecían en la pobreza y la ignorancia.

Estados Unidos utilizó las mismas tácticas tanto en China como en Nicaragua: Washington apoyó al dictador Chiang Kai-shek contra la revolución en China, mientras que en Nicaragua Estados Unidos financió y entrenó a terroristas violentos y extremistas conocidos como «contras» para derrocar al gobierno sandinista.

Cuando en 1990 un cártel electoral liderado por Violeta Chamorro arrebató el poder a los sandinistas, Managua habiéndose alineada con Washington y volviendo a aplicar medidas neoliberales en la economía, estableció relaciones diplomáticas con Taiwán. Sin embargo, los sandinistas lograron regresar al poder en 2006 con un programa de nacionalismo económico, derechos para los pueblos indígenas e independencia para el país. Por lo tanto, es una consecuencia natural a nivel diplomático y de política exterior volver a reconocer a una sola China representada por la República Popular China.

La Nueva Ruta de la Seda en América Latina y Centroamérica

La decisión de Nicaragua de reconocer a China, establecer relaciones diplomáticas con Beijing y poner fin a sus relaciones con Taiwán le da al Dragón otro punto de apoyo en América Latina y Central. Con Nicaragua, firmando un memorando de entendimiento sobre la Nueva Ruta de la Seda con China, el movimiento diplomático agrega otra pieza a la presencia de China en la región.

Nicaragua es miembro del Mercado Común Centroamericano (MCCA), que también incluye a Costa Rica, El Salvador, Guatemala y Honduras, y los dos primeros países ya están en acuerdo con China. Ninguno de estos países tiene tratados de doble imposición con la República Popular China, y con la excepción de Costa Rica, ninguno tiene acuerdos de libre comercio con China. Pero la situación podría cambiar a corto plazo. China es ahora el segundo mayor socio comercial mundial, después de Estados Unidos en el MCCA, por lo que las opciones están sobre la mesa.

Por lo tanto, la medida de Nicaragua puede leerse como un contrapeso a la iniciativa de infraestructura de los Estados Unidos «Reconstruir un mundo mejor». Este plan sobre el papel afirma que quiere hacer fuertes inversiones, pero hay dudas sobre la capacidad real del plan estadounidense, diseñado para contrarrestar el ascenso de China y vincular aún más a los países adheridos a los Estados Unidos.

Los países del MCCA ciertamente necesitan inversión, sin embargo, Washington impone restricciones y una fuerte interferencia, por lo que los países mirarán con gran interés cómo China financia el desarrollo de infraestructura e invierte en proyectos en Nicaragua, así como cómo se desarrolla el comercio.

A pesar de la falta de un acuerdo de libre comercio, el comercio chino se ha vuelto regionalmente importante y se encuentra en una fase de crecimiento.

El volumen de comercio bilateral de Nicaragua con Taiwán en 2020 fue de aproximadamente $ 168 millones, a diferencia del comercio de China con Nicaragua de poco menos de $ 50 millones. Sin embargo, el comercio taiwanés probablemente ha alcanzado casi el techo máximo con Nicaragua: está limitado por el volumen y la capacidad del mercado. Por lo tanto, Managua apunta en 2022 a superar, en pocos meses, con China la facturación lograda con Taiwán.

Si bien Estados Unidos seguirá siendo el mercado dominante para el MCCA, la posición de Nicaragua plantea un desafío a Washington.

La decisión de Nicaragua de reconocer a China fue un movimiento inteligente, así como una evolución diplomática natural de las relaciones cada vez más estrechas entre Beijing y Managua.

Si «Build Back Better World» incluye a Centroamérica, ¿cuántos recursos invertirá?

Es poco probable que Estados Unidos pueda superar a China, tanto en términos de inversiones como en las condiciones ofrecidas. Las naciones prefieren de beneficio mutuo, como los promovidos por China, a acuerdos fuertemente vinculantes que los colocan en condiciones de subordinación a Washington.

En cualquier caso, la locomotora china corre imparable por todo el subcontinente. El gran dragón oriental es ahora fundamental para la economía de América Latina. Es un voraz consumidor de alimentos, minerales, metales y combustibles producidos en la región. El comercio, la ayuda financiera y la inversión son claves para permitir que la zona, independientemente del signo político de sus gobiernos, enfrente sus desafíos de crecimiento.

Según Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), la cooperación entre China y América Latina y el Caribe ofrece una oportunidad para reducir las asimetrías globales y apoyar una recuperación económica transformadora e inclusiva que promueva el desarrollo sostenible.

La pandemia no ha detenido la larga marcha china: en el contexto de la pandemia, se han intensificado los acuerdos de investigación y desarrollo, especialmente en el sector farmacéutico. Su apuesta (sin abandonar los otros sectores) es avanzar en logística, servicios, telecomunicaciones y transporte. Nada parece indicar que esta tendencia desaparecerá.

La nación asiática es el segundo socio comercial de América Latina, por encima de la Unión Europea. Hoy representa el 15% del comercio de la zona. Al mismo tiempo, es la tercera fuente de inversión en las economías de la zona. Entre 2015 y 2020, las empresas privadas y paraestatales invirtieron alrededor de 7,85 billones de dólares en el hemisferio. Países como Chile tienen un acuerdo de libre comercio con China desde 2006. Y Perú se ha convertido en el destino preferido para las inversiones de las empresas chinas en el continente.

De acuerdo con el Centro de Estudios China-México (Cechimex), el gigante oriental cuenta con 138 proyectos de infraestructura en América Latina, con una inversión de cerca de 94 mil millones de dólares, que han generado 600 mil empleos directos.

La creciente presencia china, en un área tradicionalmente de influencia estadounidense, se encuentra con una creciente inquietud por parte de Washington. El imperio buscó contener y gestionar el impacto del poder oriental y limitarlo a la esfera económica. Pekín, a su vez, ha actuado con cautela y ha dejado claro que su intención es ampliar sus fronteras económicas.

Se trata de negocios, inversiones y préstamos no condicionados a la aceptación de dogmas de desarrollo, consideraciones ideológicas o criterios estrictamente políticos. Son acuerdos basados en la cooperación y el apoyo mutuo.

En entrevista con el diario mexicano La Jornada, el expresidente boliviano Evo Morales explicó esta relación, de la siguiente manera: «China apoya el desarrollo sin chantajearnos, sin condicionarnos. Estados Unidos apoya, pero a cambio de la privatización de los recursos naturales y los servicios básicos, así como condicionar la lucha contra el narcotráfico. China te da crédito, no te pone ninguna condición. Esta es la profunda diferencia. Lo mismo sucede con Rusia y otros países. En mi experiencia, estamos luchando con un imperio, pero no con otras potencias».

En un breve mensaje de video grabado publicado en la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) en septiembre pasado, el presidente chino, Xi Jinping, ofreció ayuda a los países de América Latina y el Caribe, para contribuir a una recuperación completa después de la pandemia y promover el desarrollo socioeconómico. Las relaciones han entrado en una nueva era de igualdad, beneficio mutuo, innovación, apertura y bienestar para los pueblos.

China, señaló Xi, quiere trabajar con los países de la región para superar juntos las dificultades y crear oportunidades juntos, para construir una comunidad de futuro compartido entre China y América Latina.

El dragón, a pesar de las maniobras de Estados Unidos, no tiene intención de salir de América Latina. Región crucial para el desarrollo occidental de la Nueva Ruta de la Seda.

Fabrizio Verde