Foto FAIR / Nicaragua es una “dictadura” cuando sigue el ejemplo de Estados Unidos sobre las ONG

Nicaragua es una «dictadura» cuando sigue el ejemplo de Estados Unidos sobre las ONG

JOHN PERRY

Estados Unidos – El gobierno del presidente Daniel Ortega en Nicaragua está «arrasando con la sociedad civil», según Associated Press (6/2/22). The Guardian (6/2/22) lo calificó de «amplia purga de la sociedad  civil», mientras que para el New York Times (14/2/22), Nicaragua está «avanzando hacia la dictadura». Según la edición española del Washington Post (19/5/22), el país es ya «una dictadura al desnudo». En un llamamiento del que se hizo eco la BBC (5/5/22), el comisionado de derechos humanos de la ONU instó a Nicaragua a detener su «dañina represión de la sociedad civil».

¿Qué puede haber provocado una crítica tan generalizada? Resulta que la «purga radical» de la Asamblea Nacional de Nicaragua consistió en retirar el estatus legal libre de impuestos a una pequeña proporción de las organizaciones sin ánimo de lucro del país: sólo 440 en un período de cuatro años. En más de la mitad de los casos, estas organizaciones no gubernamentales (ONG) simplemente han dejado de funcionar o ya no existen. En otros casos, no han cumplido (o se han negado a hacerlo) con los requisitos legales, como la elaboración de cuentas anuales o la declaración de sus fuentes de financiación. Modestos pasos legales que pasarían desapercibidos en la mayoría de los países son -en el caso de Nicaragua- una clara evidencia de que está «avanzando hacia la dictadura».

Ninguno de los informes de los medios de comunicación hizo preguntas básicas, como qué han hecho estas organizaciones sin fines de lucro que llevaron al gobierno a tomar esta acción, si otros países siguen prácticas similares, o qué requisitos internacionales sobre la regulación de las organizaciones sin fines de lucro debe cumplir Nicaragua. Hay una historia mucho más grande aquí que los medios corporativos ignoran. Vamos a llenar algunos de los vacíos.

Siguenos en Facebook

Tres preguntas básicas

Hay tres preguntas básicas. En primer lugar, ¿es Nicaragua un país excepcional en el cierre de organizaciones no lucrativas a esta escala? No, la práctica está muy extendida en otros países. Aunque es difícil encontrar cifras, las agencias gubernamentales de Estados Unidos, Gran Bretaña, Australia y otros países han cerrado decenas de miles de organizaciones sin fines de lucro en los últimos años.

Por ejemplo, entre 2006 y 2011, el IRS cerró 279.000 organizaciones no lucrativas de un total de 1,7 millones en Estados Unidos; en 2020 cerró 28.000 más. En Gran Bretaña, la Charity Commission cierra unas 4.000 al año. Y en Australia, se han cerrado unas 10.000 organizaciones sin ánimo de lucro desde 2014, una sexta parte del total. En Nicaragua, cuatro años de cierres han afectado hasta ahora solo al 7% de un total de más de 6.000 organizaciones sin ánimo de lucro.

En segundo lugar, ¿impone Nicaragua normas más estrictas que otros países? De nuevo, la respuesta es no. Las normas introducidas en 2020 exigen que las organizaciones sin fines de lucro se registren como «agentes extranjeros» si reciben fondos del exterior: El informe de AP (6/2/22; recogido por The Guardian, 6/2/22) pone esto entre comillas, pero el término se toma prestado de los requisitos mucho más pesados que se han aplicado en los EE.UU. desde 1938 bajo la Ley de Registro de Agentes Extranjeros (FARA). El Financial Times (4/10/20) llamó a la legislación nicaragüense «Ley Putin», vinculándola erróneamente a Rusia, no a Estados Unidos.

Estados Unidos tiene algunos de los poderes más fuertes y detallados del mundo, pero no son los únicos: La Biblioteca del Congreso tiene ejemplos de 13 países con una legislación similar. En Gran Bretaña, el gobierno consultó el año pasado sobre la introducción de un «Plan de Registro de Influencias Extranjeras», que es similar a la FARA. La ley de Nicaragua no es excepcional, ni tampoco sus consecuencias en la reducción del número de ONG; cuando Australia introdujo leyes similares en 2014, hubo 5.000 cierres de organizaciones sin ánimo de lucro en el año siguiente como resultado.

Un factor importante es que Nicaragua, al igual que otros países, tiene que cumplir con las regulaciones internacionales que abordan los riesgos planteados por las organizaciones sin fines de lucro no reguladas. Esto incluye la preocupación internacional generalizada de que las organizaciones sin fines de lucro son susceptibles de blanquear dinero.

Ya sea deliberadamente o por ignorancia, los medios de comunicación ignoran el hecho de que el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), creado en 1989 por los gobiernos del G7, impone normas que se aplican a nivel mundial. En 2020, Nicaragua fue elogiada por el GAFI por «cumplir en gran medida» con sus requisitos. El GAFI respaldó específicamente el endurecimiento de los controles y las sanciones por incumplimiento que introdujo el gobierno, incluida la amenaza de retirar el estatus legal de una organización.

En tercer lugar, ¿se ha dado tiempo a las organizaciones sin ánimo de lucro para que cumplan las normas? Según The Guardian (22/6), «el gobierno no les ha dado la oportunidad de ajustarse a los nuevos requisitos legales», pero sé que esto no es cierto. He hablado con dirigentes de varias organizaciones sin ánimo de lucro que han completado el proceso o están trabajando en él. Las normas son duras, y el ministerio gubernamental carece de recursos para la tarea que se le ha encomendado, pero cientos de ONG están tomando medidas para cumplirlas. Muchas de las que no pasan la prueba tienen la opción de reconstituirse como empresas sin estatus de libre de impuestos.

Las normas se aplican tanto a los buenos como a los malos

¿Se preguntan los medios de comunicación si Nicaragua podría haber introducido estas leyes tan estrictas debido a las transgresiones evidentes de las organizaciones sin ánimo de lucro? No: al contrario, los medios de comunicación dan por sentado que las quejas de las ONG sobre las normas están justificadas.

Los reportajes se limitan a hacer una referencia despectiva a la historia reciente de abusos de algunas ONG nicaragüenses. Ignoran el hecho clave de que algunas de ellas existieron principalmente para canalizar millones de dólares de financiación estadounidense hacia actividades que interfieren descaradamente en la política nicaragüense. Ignoran la generosidad de las agencias financiadas por el gobierno estadounidense, como la Fundación Nacional para la Democracia (NED) y la USAID, que vertieron dinero en las ONG nicaragüenses después de que el presidente Daniel Ortega volviera a ser elegido en 2007, con el objetivo específico de formar a la gente para que se opusiera a su gobierno y creara las condiciones para un cambio de régimen.

El hecho de que la NED, la USAID y otras agencias estadounidenses utilicen a las ONG nacionales de esta manera no es ningún secreto. Global Americans (1/5/18) informó de que la NED estaba «sentando las bases para la insurrección» en Nicaragua en 2018; Lobe Log (7/3/18) reveló que la National Endowment for Democracy se había jactado ante el Congreso de sus esfuerzos por crear jóvenes discípulos del cambio de régimen, y el Council on Hemispheric Affairs (10/2/19) describió en detalle el proceso de adoctrinamiento en el que participaron.

Por supuesto, esta interferencia ha estado ocurriendo durante décadas en todo el mundo. Hace seis años, Telesur (6/8/16) mostró cómo funcionaba en Venezuela, Ecuador y Bolivia. Actividades similares financiadas por la NED y agencias aliadas se han llevado a cabo en Croacia, Rusia, Ucrania, Polonia y muchos otros países.

El Financial Times (4/10/20) llegó a citar a Aimel Ríos, de la NED, quien instó a ejercer una presión internacional más dura sobre Nicaragua: «Parece que ese es el único lenguaje que el régimen entenderá», dijo. El evidente conflicto de intereses no fue cuestionado. Contrasta esto con la hipervigilancia de los medios de comunicación sobre cualquier sugerencia de interferencia de Rusia o China en la política occidental.

Aparte de las cuestiones políticas, hay una cuestión más amplia sobre el valor de las organizaciones sin ánimo de lucro para la sociedad nicaragüense. Hay que decir, por supuesto, que muchas organizaciones sin ánimo de lucro hacen un excelente trabajo humanitario. Pero hay excepciones significativas, aparte de los ejemplos anteriores.

Por ejemplo, los organismos locales de «derechos humanos» han sido totalmente parciales en su trabajo, convirtiéndose en poco más que mercaderes de propaganda, como he mostrado en otro lugar. Muchos de los organismos médicos ahora cerrados también existían principalmente como organizaciones de propaganda, más que como auténticas instituciones profesionales, especialmente durante la pandemia, cuando intentaron (con cierto éxito inicial) disuadir a la gente de utilizar el servicio de salud pública.

Algunas universidades privadas han perdido su estatus por no rendir cuentas, y han sido asumidas por el Estado. Lejos de la impresión que da el New York Times (14/22), varios académicos que trabajan con sus antiguos alumnos me han dicho que son mucho más felices ahora que tienen acceso a mejores instalaciones estatales. Sus tarifas son fijas y ya no tienen que pagar cuotas exorbitantes (en algunos casos, 1.000 dólares) para graduarse.

El Washington Post (6/2/22) criticó el cierre de la «Academia Nicaragüense de Letras de 94 años». Sin embargo, uno de sus miembros de la junta directiva admitió que estaba en «total desorden administrativo» y que nunca había cumplido con los requisitos de presentar sus cuentas, a pesar de que recibía 62.000 dólares en fondos del gobierno cada año.

Para promover los intereses de Estados Unidos

Tal vez las afirmaciones más descabelladas sobre la importancia de las ONG las haya hecho open Democracy (6/1/22), un medio de comunicación sin ánimo de lucro que afirma que «desafía al poder, inspira el cambio y construye el liderazgo entre los grupos infrarrepresentados en los medios de comunicación». Muchos servicios para las mujeres, como los de salud reproductiva, «están desapareciendo», dice, repitiendo las afirmaciones de una ONG nicaragüense que se niega a cumplir las nuevas leyes. Sin ellos, aparentemente, «las perspectivas… son sombrías».

El artículo tergiversa gravemente la situación de la salud de las mujeres en Nicaragua, que cuenta con uno de los mejores servicios de salud pública de Centroamérica, gratuito para todos. Por ejemplo, ha reducido la mortalidad materna de 92,8 muertes por cada 100.000 nacidos vivos en 2006, a 31,6 en 2021, una reducción del 66%. En parte, esto se debe a sus 180 casas maternas, que ofrecen atención especializada a las mujeres embarazadas. El Estado también ofrece planificación familiar gratuita en todos los centros de salud, incluida la ligadura de trompas para las mujeres que no desean tener más hijos.

Es cierto que muchas ONG prestan asistencia sanitaria, a menudo con financiación extranjera, y la mayoría de ellas están perfectamente dispuestas a registrarse con arreglo a la nueva legislación y seguir trabajando en cooperación con el Ministerio de Salud.

Por supuesto, es casi inconcebible que los medios de comunicación reconozcan el mérito de Nicaragua por sus logros en materia de salud, o en muchos otros aspectos de la prestación social. Como FAIR ha señalado en varias ocasiones, los medios de comunicación corporativos son consistentes en hacer de cada noticia un ataque al gobierno sandinista de Nicaragua, sin ningún intento de equilibrio o investigación genuina de las historias que les presentan los opositores del gobierno, especialmente las que provienen de los medios de comunicación nicaragüenses hostiles.

El Departamento de Estado de los Estados Unidos comienza su resumen de su política sobre «Relaciones de los Estados Unidos con Nicaragua», actualizado el pasado mes de septiembre, con la declaración sorprendentemente honesta de que «el gobierno de los Estados Unidos trabaja para promover los intereses de los Estados Unidos en Nicaragua». Lamentablemente, los medios de comunicación internacionales parecen hacer lo mismo.

El trabajo de FAIR se sostiene gracias a nuestros generosos contribuyentes, que nos permiten seguir siendo independientes.
Done hoy para ser parte de esta importante misión.