Foto: CCC César Pérez / Presidente Daniel Ortega y Vicepresidenta Rosario Murillo en recibimiento de Cartas Credenciales de Embajadores

Presidente Daniel Ortega y Vicepresidenta Rosario Murillo en recibimiento de Cartas Credenciales de Embajadores

Presidente-Comandante Daniel Ortega recibe Cartas Credenciales de Embajadores y Representantes de Organismos Internacionales. 15 de Diciembre del 2020:

[email protected] nicaragüenses, Familias de esta Tierra de Darío, Diriangén, de Nicarao, de Sandino, Tierra de Raíces Indígenas, donde en medio de nuestro Proceso Multicolor sigue presente, sigue viva la Raíz de nuestros Ancestros.

Esta tarde, cumpliendo con lo que establece nuestra Constitución, esa Constitución que la promulgamos después de las Elecciones de 1984. Fueron las Primeras Elecciones después del Triunfo de la Revolución.

Bueno, fuimos a las Elecciones, se abrió el Proceso Electoral, pero estábamos en plena guerra, y el Gobierno norteamericano encabezado por el Presidente Reagan, lo que hizo fue tomar la decisión y encontrar a la Oposición que estaba participando ya del Proceso Electoral. Habían varias Fuerzas Políticas, había una de estas Fuerzas Políticas que agrupaba a muchos Partidos, y cuando ya parecía que todo caminaba normalmente, recibieron la directriz, la orden del Gobierno norteamericano de retirarse de las Elecciones, porque si participaban en las Elecciones entonces se iba a legitimar el Gobierno y se iba a debilitar la Política de Guerra que tenía el Presidente Reagan contra Nicaragua; en cambio, si se retiraban de las Elecciones, entonces el Gobierno era ilegítimo y por lo tanto, seguían manteniendo las condiciones para tratar de justificar la intervención en Nicaragua.

Nicaragua ha sufrido múltiples intervenciones, muchos de ustedes deben conocer ya bastante la Historia de Nicaragua, y cómo la persistencia de la invasión de los Estados Unidos en Nicaragua, desde los expansionistas que en el Siglo pasado, encabezados por William Walker y acompañado Walker de Militares que habían sido parte del Ejército del Sur de los Estados Unidos en la Guerra entre el Norte y el Sur, entre ellos destacaba el Coronel Byron Cole. Y esas expresiones salían, sin ningún problema, de los Estados Unidos de Norteamérica hacia Nicaragua.

Pero, ¿qué originaba la disputa, la intervención, el afán de los Estados Unidos de dominar a Nicaragua? Bueno, el paso, el paso, es decir, el Canal. Aquí encontraban, desde que llegaron los españoles, que fue la primera invasión que sufrimos nosotros y donde se enfrentó la resistencia, encabezada por los Caciques Nicarao y Diriangén, ya los españoles decían, buscando el paso, cuando se encontraron con estos Territorios buscando la India, entonces se encontraron atravesada a todo este Continente, y buscaban el paso para ir del Atlántico al Pacífico.

Y en los Territorios explorados en ese momento encontraron que Nicaragua tenía el paso, porque estaba el Río San Juan, que recorría ya buena parte del Territorio, y el Río desembocaba en el Gran Lago; y entonces la Ruta Marítima estaba ya hecha por la Naturaleza, hecha por Dios: El Río, el Lago, y luego un pequeño estrecho de 14, 16 kilómetros en el Istmo de Rivas, que había que cruzar en esa época cuando empezó el tránsito… Sí, empezó un tránsito y ese tránsito marítimo fue resultado de la fiebre del Oro en los Estados Unidos.

Cómo se relacionan, fíjense, era una gran Potencia, ya en ese momento Estados Unidos empezaba a desarrollarse como una gran Potencia, todavía disputándose Territorios en nuestras Américas, con Cuba, frente a España, y España seguía dominando Cuba y otros Territorios dominados por otros Países europeos; era Europa trasladando sus contradicciones aquí, a América.

Y en el caso de ese descubrimiento y estando la Fiebre del Oro en los Estados Unidos, se encontraron con que era más rápido y más seguro hacer ese largo recorrido de Nueva York pasando por el Río San Juan y luego remontando el Lago, y como todavía no se rompía el Istmo de Rivas entonces allí una diligencia trasladaba el pasaje donde estaba otro barco de la Compañía norteamericana.

O sea, fueron Compañías norteamericanas eran las que vieron la oportunidad del negocio, para ellos lógicamente, y para trasladar a miles de norteamericanos de la Costa Este hacia la Costa Oeste, donde andaban en la búsqueda del Oro… La fiebre del Oro, y encontraban que cruzar el Territorio norteamericano en diligencia, caballos, caravanas, bueno, era altamente riesgoso, peligroso, zonas desérticas, todavía había alguna resistencia indígena, y luego delincuentes que los asaltaban.

En cambio, por esta ruta no había ningún problema, y no se presentó ningún mayor accidente, simplemente transitaban, tanto de la Costa Este hacia la Costa Oeste; o sea, de Nueva York a San Francisco, como de San Francisco a Nueva York.

Ahí se empezó a instalar la Política norteamericana en nuestro País, no en una relación respetuosa, no en una relación comercial, sino, simplemente con el afán de apoderarse del Poder Político en Nicaragua para controlar ese Territorio.

Y ahí vino William Walker encabezando a un grupo de esclavistas, eran Veteranos de las Guerras entre el Norte y el Sur. Y vinieron invitados por uno de los Partidos aquí, que estaba enfrentado a otro Partido y que tenían al País dividido con dos Gobiernos, uno en León, y otro en Granada, en León los Liberales, en Granada los Conservadores, y dándose de balazos todos los días.

Sobre esas contradicciones los Liberales, que se suponía que eran la Fuerza Política más Progresista, ellos convocaron, llamaron a Walker para que les ayudara en el Campo Militar a derrotar a los Conservadores. Ya puesto aquí Walker, Walker se nombró Presidente de Nicaragua y fusiló a muchos de los que lo habían traído, y lo primero que hizo fue instaurar la esclavitud en Nicaragua.

Nicaragua en esos momentos tenía poco tiempo de su Independencia, 1821 y esto se presentó en 1854… 1854, fíjense desde donde viene esta confrontación, y se dio una lucha, una batalla contra Walker. Y cuando Walker fue a asumir la Presidencia allí estaba el Representante, el Embajador norteamericano, avalando la Presidencia de Walker. ¡Ya se sentían dueños de Nicaragua!

Pero empezó la Batalla contra Walker… Los Centroamericanos estaban claros de que si Walker dominaba Nicaragua se iba sobre Centroamérica y luego iba sobre México, porque él quería ir de nuevo sobre Estados Unidos para volver a restablecer o tratar de restablecer a las Fuerzas más conservadoras y esclavistas.

Se dio la batalla y ahí nació el sentimiento anti-expansionista y anti-yanqui en Nicaragua. Ahí nació, en esas batallas, en esas Batallas donde en la Hacienda de San Jacinto, cuando le faltan las municiones al Sargento Andrés Castro toma una piedra y derriba al yanqui que iba al asalto con sus fusiles de repetición.

Y allí surgieron los primeros Himnos anti-yanqui… “¡Muerte al yanqui de oro sediento! Ahí salieron esos Himnos, no fueron inspirados por Lenin, no fueron inspirados por Marx, ni por Engels; fue el propio Pueblo, con toda su Dignidad, David enfrentado a Goliat, y se logró la Victoria uniéndose los Países Centroamericanos, y Walker vino a ser rescatado por la Marina norteamericana, y ya en la huida, ¿qué hizo el yanqui? Incendiar la Ciudad de Granada y dejar ahí un rótulo que decía “Aquí fue Granada”. Dejó la marca allí.

Luego lo llevaron, lo protegieron las Autoridades norteamericanas, lo llevaron a los Estados Unidos, y él incursionó al poco tiempo de nuevo en Centroamérica, pero ya no quiso entrar a Nicaragua y se fue a entrar por Honduras, y en Honduras lo capturan y lo fusilan. Ahí está enterrado en la zona de Trujillo, en Honduras, William Walker, el primer pirata yanqui, que, respondiendo a la Política expansionista de los Estados Unidos lógicamente fue tratado con tolerancia. No hubieron condenas, no se le sancionó por estar cometiendo un crimen como ese contra toda una Nación, sino que fue recibido allá como héroe cuando regresó a los Estados Unidos. Allí nació, allí estaba naciendo el sentimiento.

Luego los yanquis vieron la posibilidad del Canal, empezaron a hacer Estudios con los Ingenieros, Cuerpo de Ingenieros del Ejército norteamericano. Allí tenemos los Documentos, las Notas del Presidente de los Estados Unidos en ese entonces, al Congreso norteamericano mandando el Informe y primero la Nota del Congreso mandando al Presidente a levantar esa información para construir el Canal por Nicaragua.

Y se produce una Revolución Liberal en Nicaragua, habían Liberales pero no se había producido una Revolución Liberal, y se produce la Revolución Liberal inspirada por la Revolución Francesa. El General José Santos Zelaya que encabezó esa Revolución tenía la formación sobre la fundamentación de lo que eran los Principios de la Revolución Francesa, y la Revolución lógicamente chocó con los planes que tenía Estados Unidos para dominar Nicaragua.

En esa época era la Política en la que Estados Unidos no permitía que Europa penetrara en esta zona. Ya estaba la contradicción, que se manifestó con toda claridad en la guerra con España por el Territorio cubano; estaba ahí la contradicción ya, y esto fue caminando, fue caminando, y Zelaya buscó relacionarse con los Países europeos, incluso con Francia.

Francia mostró interés por el Canal y esto lógicamente no le gustó a los Estados Unidos. Y por otro lado estaba Inglaterra que se había apropiado de la Zona del Caribe de Nicaragua, y España no había podido trasladarse y trasladar sus dominios hasta el Caribe que estaban bajo el dominio británico, ¿por qué? Porque los ingleses también querían dominar Nicaragua.

Si Estados Unidos no era más que el hijo de Inglaterra, el hijo de Europa; fueron los emigrantes europeos encabezados por los británicos los que llegaron a Territorio norteamericano y a hacerse dueños de Territorios que no les pertenecían. Entonces se sentían con derecho también de dominar todos estos Territorios y le pusieron la mira a la zona del Caribe, ¿por qué?, porque allí es la entrada, e hicieron innumerables incursiones por el Río San Juan, entre ellas una encabezada por el Almirante Nelson.

Numerosas incursiones ahí buscando cómo tomar El Castillo que está a la entrada del Río San Juan, ya acercándose a la Ciudad de San Carlos y al Lago; era el punto estratégico donde los españoles tenían ese Castillo, habían construido ese Castillo, y cuando intentaban tomar El Castillo ahí derrotaban a los ingleses; el que más logró avanzar fue Nelson, se logró subir un poco sobre los lomos de las montañas que iban hacia El Castillo, pero luego tuvo que retroceder.

Entonces eran las Potencias disputándose Nicaragua, o sea, los ingleses sencillamente estaban peleando con España, es decir, trasladaron sus contradicciones, sus guerras, sus prácticas expansionistas e imperialistas las trasladaron a Nuestramérica Latina y Caribeña. Sí, porque todos sabemos de las enormes contradicciones que tenían los europeos, cómo se desarrolló Europa en medio de profundas contradicciones y guerras.

¿Y guerras para qué? No simplemente para dominar a la otra Nación europea, sino para que desde ahí dominar los Territorios de Ultramar en Asia, en África, o en América Latina. Luego vinieron las 2 Guerras Mundiales, esa es la gran lección que deja Europa de cómo manejar contradicciones, donde las víctimas son los Países en Vías de Desarrollo que eran Colonias de Europa en Asia, en África y en América Latina.

Todo fue que Zelaya buscara otra ruta, todo fue que Zelaya aplicara pena de muerte como la aplicaban en los Estados Unidos por delitos menores. Aplicó pena de muerte a dos norteamericanos, sí, cometieron un acto de terrorismo y volaron un barco aquí en Nicaragua; Zelaya los capturó y luego los fusilaron, y ahí vieron los Estados Unidos la oportunidad para traer las tropas a Nicaragua.

Bastó la Nota del Canciller de los Estados Unidos, Philander Knox, la Nota Knox, donde le decía a Zelaya que tenía que dejar la Presidencia y que ya iban los barcos de guerra de los Estados Unidos hacia Nicaragua. Esto fue por los años de la Revolución Liberal en Nicaragua, y ya el choque total se produce en los años 1912.

En 1912 están desembarcando las Tropas yanquis en el Puerto de Corinto, y empiezan a avanzar sobre León, sobre Managua, y van hacia Masaya donde está la resistencia de un grupo de Patriotas encabezados por el General y Doctor Benjamín Zeledón, un Liberal, un Patriota que sencillamente no podía aceptar la humillación de ver su Patria ocupada por las Tropas de los Estados Unidos de Norteamérica.

Él dio la Batalla allí en El Coyotepe y en La Barranca, y los Coroneles que encabezaban las tropas de combate le mandaban Cartas a Zeledón, donde le decían que le perdonaban la Vida si se rendía. Y él más bien respondió con una Carta que les envió a su esposa y a sus hijos, para que entendieran por qué él iba a tener que dar la Vida: Porque dando la Vida salvaba la Dignidad y la Vida de Nicaragua, y las Esperanzas del Pueblo nicaragüense. Y el 4 de Octubre del año 1912, el propio día de su cumpleaños, Zeledón cae, y luego lo pasean por las calles, para sembrarle temor y terror a [email protected] nicaragüenses.

¿Qué hacen las Tropas yanquis en Nicaragua? Bueno, eso dio lugar a que luego se le impusiera a Nicaragua un Tratado, el Tratado Bryan-Chamorro, Chamorro el vendepatria, Bryan el Representante del Gobierno norteamericano,

donde Nicaragua se comprometía a no permitir ninguna obra que tuviese que ver con la construcción de un Paso, de un Canal, si esto no era aprobado por el Gobierno norteamericano.

Así, aprobado por el Congreso nicaragüense, luego de unas Elecciones totalmente manejadas por los Estados Unidos, donde al final tenían que recurrir a los Altos Oficiales y a la Embajada norteamericana, los Partidos en contienda, para que decidiera quién era el que había ganado; Partidos entregados a la Política Expansionista de los Estados Unidos.

Y se instaló la intervención, luego con el tiempo vino la batalla de Sandino contra la intervención. ¿Y cómo le llamaron a Sandino? Bandolero. ¿Y cómo le llamó Gabriela Mistral? Bandolero Divino. Y la Batalla contra Sandino utilizando la Aviación, o sea, aquí incorporaron a la Aviación ya en esos años para combatir a Sandino.

Luego vino la traición. Cuando Sandino busca la Paz y acepta la Paz entonces decide bajar de la montaña donde estaba con sus tropas, a Managua, corriendo el riesgo de que lo asesinaran, porque ya estaba Somoza puesto por los yanquis.

Lo reciben en la Casa Presidencial, le dan una cena en la Casa Presidencial, y luego de la cena lo despiden el Presidente, las hijas del Presidente, la esposa del Presidente, y cuando él viene bajando por la Avenida Central, pasando frente al Campo de Marte que era la base de la Guardia Nacional, allí lo detienen y lo capturan con tres Compañeros más de su Mando, y luego los fusilan, habiendo firmado ya los Acuerdos de Paz. Somoza el asesino, incluso, se toma la foto con Sandino después de los Acuerdos de Paz, y se abrazan. Y ahí está Somoza, puesto por los yanquis, para asesinar después a Sandino.

Esto puede ser que se entienda por qué en Nicaragua el Pueblo, la mayoría del Pueblo tiene sentimientos anti-yanqui, anti-imperialistas. ¡No somos enemigos del Pueblo norteamericano! Como lo hemos dicho, nunca hemos agredido a los Estados Unidos, hemos sido víctimas de mil agresiones de los Estados Unidos, incluyendo una de las Elecciones con Nicaragua ocupada por las Tropas norteamericanas, donde ese fue el colmo de la humillación a que puede ser sometido un País.

¿Por qué? Porque las Elecciones fueron organizadas por un Consejo Supremo Electoral integrado por una Alta Oficialidad norteamericana. ¡Allí no había un solo nicaragüense! Oficiales norteamericanos al frente del Consejo Supremo Electoral, y luego los Consejos Electorales en cada Departamento, Oficiales gringos también, de las tropas que estaban instaladas aquí en Nicaragua. Y ellos fueron los que contaron los votos, y ellos fueron los que decidieron quién había alcanzado la Victoria.

Fíjense, si esa humillación, si esa agresión contra la Dignidad de todo un Pueblo, no puede provocar más que indignación en las generaciones que vienen creciendo también, indignación, aun en aquellos que no dicen nada pero que en el fondo están guardándose la indignación contra la agresión de esa Potencia.

Luego vino la continuidad de la Lucha Sandinista, la Bandera Rojinegra de Sandino buscando cómo reivindicar a la Patria, cómo levantar con Orgullo la Bandera Azuliblanco de la Patria que estaba arrojada a los pies del invasor, y triunfó la Revolución.

Y como les decía, ahí aprobamos, en plena guerra, la Primera Constitución. Elecciones en el 84, donde ellos quisieron que no participara una parte de la Oposición para quitarle legitimidad a las Elecciones, y después de estas Elecciones se instaló la Asamblea Nacional Constituyente, se consultó con la Población, y ahí sentamos los Principios del Pluralismo Político, la Economía Mixta y el No Alineamiento en lo que es la Política Internacional. Y ya nos habíamos incorporado nosotros al Movimiento de Países No Alineados, recién el Triunfo de la Revolución.

Ha sido una convulsión permanente, los yanquis no aceptan, y yo se lo decía y se lo he dicho a Emisarios norteamericanos que han venido aquí, con los cuales hemos conversado: Para ustedes la única Elección buena es la que ganan, ya sea limpiamente, o trampeando, la gente que ustedes están financiando y respaldando; de lo contrario, esa Elección no es buena. Por lo menos en el caso de Nicaragua.

Porque [email protected], [email protected] Sandinistas, una Revolución armada, que llegó al Poder por las armas en el año 1990, teniendo todo el Poder Electoral en nuestras manos, no eran los yanquis, era el Pueblo y era el Pueblo Sandinista el que formaba el Consejo Supremo Electoral, se integraban algunos de los Representantes de los Partidos que estaban participando en las Elecciones. Y fuimos a esas Elecciones en 1990.

Por un lado estaba Nicaragua, el Pueblo con el Frente; por otro lado estaban los Estados Unidos, el Presidente Bush, abiertamente diciéndole al Pueblo nicaragüense, que si el Frente continuaba en el Gobierno, iba a continuar la Política de los Estados Unidos contra Nicaragua (el Presidente Bush fue el Vicepresidente del Presidente Reagan, ya en la Presidencia) y el financiamiento y esa campaña de terror, donde habíamos sufrido más de 50,000 víctimas en esa guerra, del 79 al 90.

Fuimos a las Elecciones y nos encontramos con que el resultado nos fue adverso, y entendíamos por qué. Había un sufrimiento en el Pueblo, tan grande, y la amenaza de la continuidad de la guerra, que las mismas Familias de Jóvenes Sandinistas que habían caído en el combate, y con lágrimas en los ojos, votaron en contra del Frente. Porque la alternativa que dejaba la amenaza yanqui, era, o la Paz o la continuidad de la guerra. Si ibas con el Frente, la continuidad de la guerra, si ibas con la Oposición, alimentada por los yanquis, financiada por los yanquis, al servicio de los yanquis, entonces será a la Paz.

Eso fue lo que determinó. Ellos pasaron del 51%, nosotros quedamos con el 38% en esas Elecciones, y no dudamos, no pasó lo que estamos viendo y lo que se ha visto en los Estados Unidos de Norteamérica en estos días, y que se ha visto en otros momentos también, cuando la Elección del Al Gore enfrentado a Bush hijo, que tuvieron que recurrir al Poder Judicial para que el Poder Judicial, dominado por los Republicanos, le diera la victoria a Bush.

Fíjense cuánto tiempo ha pasado en los Estados Unidos desde el día de las Elecciones, es la fecha, ya hay un resultado oficialmente, que le da la Victoria a los Demócratas, al Presidente Biden, y el Presidente de los Estados Unidos de Norteamérica que sigue siendo el Presidente hasta el 20 de Enero, no reconoce, y acusa de fraude. En cambio aquí, nosotros, los Sandinistas, acusados de ser “antidemocráticos”.

Ese 25 de Febrero fueron las Elecciones, ya se iban conociendo los resultados a la medianoche, faltando que entraran algunos votos de las zonas más profundas de la montaña, y ya se marcaba una tendencia de que no ganábamos las Elecciones. Y nosotros no titubeamos, a las 5 de la madrugada estábamos en un Acto en el Centro Olof Palme, estábamos allí dando a conocer que reconocíamos los resultados.

Luego ya en la Oposición, teniendo el Partido más poderoso de aquí del País, buscamos hacer una Oposición constructiva, y no se nos ocurrió jamás ocupar nuestra Fuerza para derrocar a los Gobiernos que nos sucedieron, porque por primera vez en la Historia de este País, se empezaron a dar cambios de Gobierno, y el Gobierno que encabezó la Señora Chamorro, luego vino la Candidatura del Doctor Alemán y recibió todo el respaldo de la Fuerza de Extrema Derecha, y recibió todo el respaldo del Gobierno norteamericano, y recibió todo el respaldo de los Medios de Comunicación, y hoy se avergüenzan del Doctor Alemán. Y con todo ese respaldo, con todo ese respaldo, ganó las Elecciones.

Nosotros hicimos algunos cuestionamientos al Proceso Electoral, porque ya en ese entonces ellos habían cambiado la correlación de Fuerzas en el Consejo Electoral, algo que es normal, el Partido que ganó busca como cambiar la correlación de fuerza en Poderes claves. Lo hacen en los Estados Unidos y lo hacen en cualquier País, con la diferencia de que aquí el Poder Electoral de Nicaragua se sometió en el 90, el Poder Sandinista se sometió a una Elección que podía haberla arrebatado, y no lo hizo, reconoció los resultados.

Y se abrió esa etapa de 17 años; después del Gobierno del Doctor Alemán vino el Gobierno del Ingeniero Bolaños, y nosotros haciendo una Oposición constructiva. No se nos ocurría, teniendo la Fuerza para movilizar al Pueblo y derrocar a cualquiera de estos Gobiernos, nunca se nos ocurrió, incluso en un momento de tensionamiento con el Gobierno que nos sucedió en el 90, con el Gobierno de la Señora Chamorro, cuando estaban tratando de arrebatarles todas las Conquistas a los Campesinos, a los Trabajadores, quitarles las tierras que con la Reforma Agraria les habíamos entregado a los Campesinos, las viviendas a los Trabajadores.

Entonces hubo protesta de los Trabajadores, y nosotros le aconsejamos al Gobierno: Bueno, no queda más que negociar, negocien. Empezaron las negociaciones, y se mantenía la protesta de los Trabajadores.

Llegó un momento en que, el que era el Primer Ministro del Gobierno de la Señora

Chamorro, que manejaba todas estas situaciones, el Ingeniero Antonio Lacayo, que en Paz descanse, nosotros nos reuníamos con ellos en una sala, en otra sala estaban los Trabajadores debatiendo con sus Ministros, debatiendo los temas que tenían que ver con sus Derechos, tanto Trabajadores de la Ciudad como Trabajadores del Campo. Y ahí nosotros con el Ingeniero Lacayo y otros Ministros, insistiendo, busquen cómo llegar a un Acuerdo ahí, respetando Conquistas básicas, Derechos básicos de los Trabajadores, porque de ahí no los van a poder sacar.

Entonces ya en el agotamiento llega el Ingeniero Lacayo y me dice: Daniel, dice Doña Violeta que te entregue las llaves de la Presidencia, y que agarren ustedes la Presidencia porque ella no sigue ya en esto. Yo le respondí: No, nosotros no estamos agarrando las llaves de la Presidencia, nosotros vamos a agarrar las llaves de la Presidencia a través de los Votos, aquí ustedes son los que tienen la responsabilidad de darle solución a este problema, y negociar. Al final se logró la negociación y el Gobierno de la Señora Chamorro logró concluir sin mayores problemas.

Como les decía, vino el Doctor Alemán, después vino el Ingeniero Enrique Bolaños, y cada vez que venían estas Elecciones aquí teníamos Representantes del Gobierno de los Estados Unidos. Recuerdo que uno de los Representantes más connotados y más potentes que envió Estados Unidos en las Elecciones del 2006, fue al General Colin Powell, que era entonces Secretario de Defensa de los Estados Unidos.

Vino aquí el General Colin Powell, se reunió con el Presidente y dio declaraciones, dejando claro que Estados Unidos respaldaba a los Candidatos “demócratas”, y que no respaldaba al Sandinismo, y que un regreso del Sandinismo iba a ser rechazado por la Política norteamericana. Dicho así tranquilamente con el Presidente al lado. Eso sucedía en todas las Elecciones.

Bueno, nosotros no éramos Gobierno, no podíamos hacer más que protestar, criticar esa actitud de venir a humillar; una vergüenza para un País que llegue un Emisario yanqui, que es un Alto Oficial de Gobierno, a hablar de esa manera. Y al final ganamos las Elecciones.

Y ganando las Elecciones, bueno, otra vez viene a repetirse la Historia. No están contentos, no han estado contentos a pesar de que aquí en Nicaragua, a partir de nuestra experiencia y la experiencia vivida también por los Empresarios, por los Trabajadores, por los Sectores Medios, en todas estas luchas cruentas, logramos plasmar un Acuerdo, una Alianza entre los Empresarios, que lógicamente los Empresarios siempre votaban por los Partidos de Derecha, financiaban a los Partidos de Derecha, los Trabajadores, los Productores de la Ciudad, del Campo, los Comerciantes, todos, ¿para qué? Para ejercer una práctica de Gobierno donde todo lo que fuesen Leyes que podían causar polémicas tenían que ser discutidas en esa mesa, de ahí consensuarlas, y después a la Asamblea Nacional.

Estábamos negociando en ese tiempo con Organismos Internacionales, entonces hacer consensos para ir a defender un Programa que fuese sostenible para el País, y no que terminara de hundir al País. Y esto dio como resultado que Nicaragua lograra ir reduciendo la Pobreza, la Extrema Pobreza, fortaleciendo el Sistema de Educación, el Sistema de Salud, avanzar en todos los Campos, y los Empresarios estaban ganando, les iba bien a los Empresarios, estaban ganando, pero siempre hay grupos, normal, grupos que condenaban esa Alianza.

El crecimiento del País era el mejor indicador, el País tuvo un crecimiento sostenible desde el año 2008, primer año de Gobierno, hasta el año 2016; incluso, pasando la crisis financiera del 2008 que sacudió las Economías en el Mundo, la Economía norteamericana, la Economía europea, nosotros logramos, aun en esas condiciones, tener un Índice de Crecimiento, y no de decrecimiento, mientras otros Países decrecían. Habíamos logrado una gran fortaleza en esa Unidad, sin compromisos en cuanto a la hora de Elecciones, que los Empresarios lógicamente iban a votar por su Candidato, y a promover a su Candidato.

Eso, lógicamente, era un mal ejemplo para la Región y más allá de la Región Centroamericana. Porque aquí cuando venían Representantes de Gobiernos Latinoamericanos y Caribeños, nos preguntaban: ¿Y cómo han hecho ustedes para lograr ese entendimiento, esa Alianza con los Empresarios y con los Trabajadores, porque allá lo intentamos y no es posible?

Y en Nicaragua, los Presidentes que venían con todo el respaldo de los Empresarios, no pudieron hacer este tipo de Convenio, este tipo de Alianza… ¡No pudieron! Después que les habían prometido esto a los Empresarios, ¡no pudieron!

Entonces se preguntaban: ¿Cómo han hecho? ¿Qué es lo que han hecho? Y nosotros explicábamos que, incluso está establecido, por Ley, la obligación que tiene el Gobierno de Nicaragua, gobierne quien gobierne, a promover ese tipo de Entendimiento y ese tipo de Alianza; ya no es un asunto que responda a la voluntad de quien gobierne, sino que está dentro de la Constitución de nuestro País. Así lo dejamos claro, así está escrito en una Reforma que se le hizo a la Constitución.

Pero entonces vino la conspiración y vino la protesta no pacífica; no es la protesta pacífica que vemos en otros Países, donde no vemos a nadie con rifles, excepto en los Estados Unidos, que los que respaldan al Presidente Trump andan de fusiles, ametralladora, ¡qué no andan! Y andan con trajes de campaña.

Aquí vino la protesta armada, de fusiles, de escopetas, de ataques a las Instituciones del Estado, de destrucción de los Hospitales y quema de los Hospitales, destrucción de las Escuelas y quema de las Escuelas, destrucción de las Alcaldías y quema de las Alcaldías. Eran los objetivos que tenían ellos, buscar cómo desbaratar todo lo que se había logrado construir en beneficio de los Pobres, en beneficio del Pueblo. Porque el que va a un Hospital Público es la gente pobre, trabajadora, el que va a una Escuela Pública también. Porque nosotros establecimos el Principio, que se había roto ese Principio con los anteriores Gobiernos, de la Educación Gratuita, la Salud Gratuita.

Establecimos esos Principios, entonces se multiplicaron las Escuelas, se multiplicaron los Hospitales, los Centros de Salud, pero empezaron a quemarlos, a destruirlos, y nosotros evitando sacar a la Policía, que la Policía no saliera, cosa que realmente era difícil. Sí, la Policía aguantando en los Cuarteles ataques armados, todos los días.

Ahí tenemos cantidad de Policías que fueron asesinados. En los puntos de control que tenían los golpistas, al Policía que iba con su traje de civil, que iba de pase y lo descubrían cuando lo registraban, o al Sandinista que le encontraba su carnet, inmediatamente lo empezaban a torturar, y luego le pegaban fuego. Y ellos mismos filmaban el momento de la captura, filmaban el momento que los estaban rociando de combustible, filmaban el momento en que les pegaban fuego y que estaban ardiendo, y lo pasaban por las Redes.

Ellos mismos se encargaban, y todos saben quiénes eran, porque no ocultaban ni sus nombres, ni su condición social, ni económica, ni religiosa, no la ocultaban. Se sentían que ya habían derrotado a la Revolución, una Revolución que era de Reconciliación, de Unidad, y que venía dando resultados extra-ordinarios.

Sí, y así hicieron con decenas de Policías, centenares de Policías resultaron heridos de gravedad, otros perdieron un brazo, perdieron la pierna, quedaron lisiados, muchachas Policías también asesinadas, ya no digamos Estudiantes, Maestros que eran identificados como Sandinistas, asesinados, y andaban marcando las casas de las Familias Sandinistas para que luego llegaran allá a buscar cómo asesinarlas.

Y aguantamos, aguantamos, estuvimos aguantando ya con el reclamo del Pueblo, mientras la Campaña Internacional era feroz: Nosotros los “asesinos”, y ellos los “pacíficos”. Pero

llegó un momento en que la población, la misma gente que simpatizaba con Partidos duros de oposición al Frente Sandinista, empezaron a clamar, ¿dónde está la Policía? ¿Dónde está el Estado? Hasta que finalmente, al cabo de meses, después de pasar por innumerables Diálogos donde planteábamos que se suspendieran esas posiciones que tenían con gente armada y los ataques contra la Policía, y los ataques contra las Escuelas, y los ataques contra los Puestos de Salud, y los ataques contra las Familias, los ataques contra Medios de Comunicación…

Aquí, transmitido alegremente cuando le pegaban fuego a una Radio, transmitido alegremente como una gran Victoria; y cada vez que asesinaban a un Policía y lo torturaban, también lo transmitían alegremente por las Redes y por algunos Medios de Comunicación. ¡Una situación aberrante!

Y yo decía, bueno tenemos que tener la paciencia de Job, mientras tanto, sí, la responsabilidad de las muertes, cuántos muertos, decenas de muertos, destrucción de la Propiedad Pública por todos lados. Bueno, al final no quedó

más camino que, bueno, la Policía a poner orden, que es el papel de la Policía.

Aquí llegó el extremo que, la Embajadora norteamericana, había una Embajadora norteamericana aquí en ese momento, que lógicamente alentaba todo este tipo de crímenes; llegó un momento en que ella se va trasladando a su residencia y en uno de los puntos escucha balazos, y es que habían parado a un vehículo escolta de ella para apoderarse de las armas, y se apoderaron también del vehículo de la Embajadora norteamericana. De dos vehículos.

Entonces ahí vino la Embajadora y empezó a llamar y a decirle a la Compañera Rosario: Pero, ¿por qué no ponen orden? ¿Para qué está la Policía? Esta es una obligación del Estado. Ah, ahí sí, pero por otro lado decían que no salga la Policía, que quede acuartelada la Policía, mientras ellos cometiendo crímenes y destrucción por todo el País.

Y ya cuando salió la Policía a poner orden, entonces otra vez se recrudece la campaña, y para los Organismos de Derechos Humanos, tanto los de Naciones Unidas como los de la OEA, sencillamente aquí no murieron Sandinistas, aquí no murieron Policías. No les ha preocupado investigar, y a lo que se dedicaron fue a hacer entrevistas donde sin ninguna fundamentación acusaban a la Policía, al Frente, de haber matado a Ciudadanos que habían fallecido en los Hospitales por otras razones.

O sea, Ciudadanos fallecidos en un Hospital porque tenía días de estar ahí, tenía un padecimiento renal o cardíaco, entonces los ponían en la lista y tranquilamente los Organismos lo tomaban como cierto, pero además acusaban a los Médicos del hospital de no haberle prestado Asistencia Médica a esa persona. Fue una campaña feroz que llegó al extremo de convocar al Consejo de Seguridad para buscar una condena a Nicaragua. Lógicamente esa condena no pasó.

En estas Tierras están ustedes, [email protected] [email protected] [email protected], en estas Tierras, y ahí les va a tocar lidiar con quienes todos los días nos acusan de que no hay Libertad de Prensa. Bueno, vean los Canales de Televisión y van a ver qué hay Televisión con Programas muy críticos al Gobierno, diciendo incluso cualquier falsedad, pero bueno, ya no es libertad de expresión, sino que libertinaje… ¡Ahí que griten!

Si ven los Diarios, los Periódicos, tanto los Periódicos que circulan físicamente, como los Periódicos que son ahora, que circulan por las Redes y dicen lo que les da la gana, inventan cualquier cosa.

Claro que este no es un problema solamente de Nicaragua, sabemos que este es un problema global, la forma en que se está manejando la Comunicación, y sobre todo, cómo está obligando a muchos Gobiernos de los Países que se precian de ser los más “demócratas” del Mundo, que son los europeos y que son los Estados Unidos, a tomar Medidas, a adoptar Leyes, con el fin de que se controle ese tipo de información.

Ahora es Inglaterra la que está planteando, ayer, antier lo estaba planteando Inglaterra, las Leyes para buscar cómo regular y frenar inmediatamente cuando se estén dando noticias que lo que están haciendo es promoviendo odio, violencia e inestabilidad, en cualquier País.

Esta es la realidad de Nicaragua, [email protected] [email protected] nicaragüenses, y queridos Embajadores. Una realidad que es parte de la Historia de todos nuestros Pueblos. Todos nuestros Pueblos viven situaciones complejas. No hay País en el Planeta que sea perfecto, no existe, y ni siquiera ha sido posible lograr que se cumplan Principios que fueron firmados por todas las Naciones, incluyendo por los Estados Unidos, después de la Segunda Guerra Mundial, la Carta de Naciones Unidas. Esa Carta está ahí, pero no se aplica a plenitud, no se cumple a plenitud la Carta de Naciones Unidas.

Está claro también que el Mundo, aparte de esta pandemia que provoca el virus tiene un problema mucho mayor, que tiene que ver con la Madre Tierra, con la Naturaleza, con el equilibrio que debe existir en el Planeta, donde es la Especie Humana llevada y conducida por las élites que tienen el Poder Económico y que no dan lugar a una sustentabilidad en el campo económico-social para los Pueblos que no tienen la riqueza que ellos acumulan, y que siguen pensando algunos de estos Países que ellos se van a salvar. Y es lo que todos conocemos como el Cambio Climático.

Con el Acuerdo de París hemos ido para atrás. Esperamos, como lo anunció el Presidente electo de los Estados Unidos, el Presidente Biden, que Estados Unidos se incorpore al Acuerdo de París y que logremos realmente avanzar alrededor del Acuerdo de París. Aun cuando ya se dice y se decía cuando se suscribió el Acuerdo de París, que las metas planteadas ahí eran insuficientes. Dicho esto no por personas que simplemente están dando la batalla con mucho Amor, con mucho sentimiento… ¡No! Dicho por los Científicos, por los Científicos de los Países Desarrollados, dicho por los Científicos que en la NASA van trabajando y van viendo lo que está aconteciendo a la velocidad que están avanzando estos cambios, y que, por lo tanto, seguirá avanzando la destrucción, la destrucción no del Planeta, a final de cuentas, la destrucción de la Vida, la destrucción de la Especie Humana. El Planeta sencillamente resiente y provoca cada día más continuamente Desastres Naturales.

Muchos de ustedes han llegado en medio de dos huracanes aquí en la Región Centroamericana, dos huracanes que entraron por Nicaragua, dos huracanes, el primero de fuerza 4, el segundo de fuerza 5. Bueno, a Nicaragua han llegado huracanes, pero llegan no con tanta frecuencia y mucho menos dos huracanes de esa potencia entrando uno tras otro.

Yo quiero reconocer y agradecer en nombre de nuestro Pueblo, la Cooperación, la Solidaridad de Pueblos, Gobiernos, que más allá de las distancias políticas e ideológicas, han aportado para enfrentar los daños que han dejado estos huracanes, tanto en Nicaragua, en Honduras, en Guatemala, Países más afectados, lloviendo sobre mojado, porque, por un lado la pandemia, y luego estos huracanes.

Agradecer a los Organismos Internacionales de Naciones Unidas, hemos recibido Cartas Credenciales que también han actuado con mucha rapidez, incluso han hecho presencia en la Zona del Caribe, algunos Embajadores que también han hecho presencia en la Zona del Caribe, demostrando sensibilidad, preocu-pación, para buscar cómo traer un poco de alivio a estos Pueblos, a estas Zonas donde tenemos realmente desastres, pérdidas de viviendas, destrucción de viviendas, en el Caribe y en todo el País, porque hasta la Zona Sur se vio afectada. Aquí los Municipios periféricos se vieron afectados también, en el Centro, en el Norte, y lógicamente en el Caribe.

Quiero concluir, celebrándonos todos, estoy seguro que todos lo celebramos, todos los Gobiernos, todos los Pueblos lo celebramos, la decisión justa, que es un respaldo moral, la entrega del Premio Nobel de la Paz al Programa Mundial de Alimentos. Así es que felicidades, querida Compañera Embajadora del Programa Mundial de Alimentos. Fue ya formalizada la entrega a través de Videoconferencia el día 10 de Diciembre, o sea, hace cinco días… ¡Felicidades, Felicidades y Felicidades! ¡Bienvenidos [email protected]!

Si te gustó este artículo, ¡compártelo con tus amigos!