Foto Cortesía/ Compañero Jaime Hermida Castillo, Embajador, Representante Permanente de Nicaragua ante la Organización de las Naciones Unidas, en nombre del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, en comunicaciones con las naciones de Guinea y Pakistan.

Representante de Nicaragua estuvo presente en traspaso de presidencia del G77+China

EL día de hoy el Señor Morissanda Kouyaté, Ministro de Asuntos Exteriores, Cooperación Internacional, Integración Africana y Guineanos en el Extranjero de la República de Guinea, realizó el traspaso oficial de la Presidencia del G77+China al Señor Makhdoom Shah Mahmood Hussain Qureshi, Ministro de Relaciones Exteriores de la República Islámica de Pakistán, País que estará al frente del grupo durante el año 2022.

El Canciller Pakistaní destacó que el mundo se enfrenta a una triple crisis: la pandemia de COVID-19 y sus consecuencias; el reto de implementar la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible; y la amenaza existencial de la catástrofe climática, que ha tenido un impacto desproporcionado en los países en desarrollo, asegurando que la recuperación inclusiva y equitativa de la crisis actual solo será posible si se proporciona a los Países en desarrollo los medios adecuados, especialmente los recursos financieros, para volver a la senda del crecimiento económico sostenido y sostenible.

Siguenos en Facebook

El Compañero Jaime Hermida Castillo, Embajador, Representante Permanente de Nicaragua ante la Organización de las Naciones Unidas, en nombre del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, agradeció a Guinea por el trabajo realizado durante el año 2021 y felicitó a Pakistán por asumir la Presidencia del Grupo en 2022, resaltando la importancia de mantener la unidad del Grupo para defender los intereses de sus miembros en temas tan importantes como el Cambio Climático, la erradicación de la pobreza y la pandemia COVID-19.

Asimismo, reiteró nuestro rechazo a la imposición de medidas coercitivas unilaterales a Países en desarrollo, urgiendo a su inmediata eliminación, ya que estas representan uno de los principales obstáculos para lograr nuestro objetivo más urgente: La erradicación de la pobreza, y en general todos los Objetivos y Metas de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030.