Una marea azul y blanca abraza a la selección nacional

La selección futbolera Azul y Blanca ya está en Nicaragua, luego de haber obtenido un histórico triunfo ante Jamaica en las fases eliminatorias de cara al Mundial de Rusia 2018.

A su llegada al país, miles de nicaragüenses se congregaron para formar una gigantesca caravana, primera en la historia nacional en dar el recibimiento de tal magnitud a un equipo de fútbol.

El recibimiento fue dado en el Aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino por la Juventud Sandinista, momento en el que aprovecharon para transmitir el mensaje del Comandante Daniel Ortega de seguir apoyando el desarrollo del deporte para alcanzar calidad internacional.

Erick Ríos, de Juventud Sandinista, manifestó la alegría y orgullo de recibir al seleccionado que representó al país en uno de los deportes más importantes.

«El fútbol en Nicaragua está creciendo, va a seguir creciendo con nuestro Comandante Daniel y con estos hombres, con estos jóvenes que van a seguir cosechando nuevas victorias», expresó.

Un triunfo que sorprendió

El desempeño de los nicas en Kingston ignoró todo pronóstico. El país centroamericano demostró el talento deportivo naciente que fue capaz de vencer al más duro rival de la región que podían enfrentar en esta etapa mundialista.

«La selección sacó un triunfo muy importante frente a un rival que se creía favorito. Ahora estamos en casa con nuestra afición y a demostrar que se puede jugar fútbol y a hacer historia», expuso Juan Barrera al llegar a suelo pinolero.

El Director Técnico de la Selección Nacional, el Profesor Henry Duarte, explicó que el triunfo es una obligación para el equipo.

“Cuando uno representa un país tiene que dar lo mejor y sacar el país al frente, esto sale sobrado pero, yo les agradezco muchísimo porque esto motiva a los muchachos, porque es nuestra obligación hacer lo mejor y de la mejor manera”, afirmó.

Penal de sueño

Manuel Rosas, el autor del primer tanto para la Azul y Blanco aseveró haber soñado con el penal que se materializó en el minuto 5.

“Alguna gente no cree pero esa noche anterior estuve pensando bastante que iba a hacer un penal y en como lo iba a patear. A la hora cuando me paré frente al balón me sentí muy seguro porque en el sueño lo había hecho”, sostuvo.

El triunfo para Nicaragua representa un hito, no solamente por el avance que representa para el deporte nacional, sino porque en 35 años, selecciones de gran calidad en la región no habían podido arrebatar un triunfo a los reggae boys.

A la azul y blanco le espera un nuevo encuentro este próximo partido que jugarán con la confianza de estar a la altura por la juventud y el ímpetu que han demostrado hasta el momento, de acuerdo a las declaraciones del Profesor Duarte.