Foto Multinoticias / El proyecto tendrá una duración de 5 años, y su principal propósito es continuar mejorando la productividad y seguridad alimentaria de las familias

INTA y Taiwán firman convenio para ejecución de «Proyecto Gallopinto»

En el marco de las estrategias y programas dirigidos al fomento y fortalecimiento de la actividad agrícola en Nicaragua, el Instituto Nicaragüense de Tecnología Agropecuaria (INTA) y la embajada de Taiwán, firmaron un convenio de cooperación para la ejecución del proyecto de investigación y transferencia de tecnologías innovadoras “Proyecto Gallopinto”.

Este proyecto consiste en la integración de recursos para el desarrollo de la investigación científica y tecnológica para el incremento de la productividad y nivel agroindustrial.

«Es un enlace de las relaciones de cooperación técnica entre Taiwán y Nicaragua, entre el INTA y la Misión Técnica de Taiwán, a través de la firma de este convenio para el proyecto de la investigación y transferencia de tecnologías innovadoras para el mejoramiento de la productividad en los cultivos de arroz y frijol, que desde el inicio de este proyecto en el 2015 se han beneficiado más de 5 mil campesinos, además de los técnicos que se han capacitado”, señaló el embajador de Taiwán en Nicaragua, Sr Jaime Chin Mu Wu.

Nuevas variedades

Por su parte, la compañera Claudia Cárdenas, codirectora del INTA, sostuvo que se buscan nuevas variedades de arroz y frijoles, que permitan mejorar la calidad y lograr mejor rendimiento a través de la tecnología.

«Lo que hacemos es la fusión de estos dos programas, proyectos que teníamos y vamos a hacer un solo proyecto que es el gallopinto, enfocado en otras líneas de trabajo que es la transformación de la agroindustria… lo que es la parte de fitomejoramiento. Lo que vamos a estar trabajando fuertemente en lo que es la labor a nivel de laboratorio, para la identificación o los estudios de los valores nutricionales de nuestro arroz y de nuestro frijol«, detalló la Compañera Cárdenas.

El proyecto tendrá una duración de 5 años, y su principal propósito es continuar mejorando la productividad y seguridad alimentaria de las familias, con el fortalecimiento de la capacidad de técnicos y productores en sistemas de alerta temprana, manejo de plagas, enfermedades y adaptación al cambio climático.

Kenneth Barquero – Multinoticias