Foto Cortesía

Las ONG, y el nuevo Plan Cóndor para América Latina

A partir de la década de los ochenta, con el advenimiento del modelo de explotación neoliberal, comenzaron a aparecer organizaciones que en teoría debían llenar un vacío que se producía naturalmente entre lo público y lo privado.

Esas organizaciones no gubernamentales, que al principio aparecían como imparciales se fueron convirtiendo en esencia en agentes políticos auto proclamados como la sociedad civil, legitimando el impetuoso ascenso de la globalización y del mercado.

Con la llegada de gobiernos de corte progresistas, vía elecciones en América Latina, caso Nicaragua triunfo electoral de mas del 70% de Daniel Ortega con la revolución sandinista, esas mismas organizaciones dirigieron su actividad al control estratégico y político de la sociedad, a, lo que, eufemísticamente, en los Estados Unidos, llaman “Cambio de Régimen”.

La estructura funcional desde la cima, sea Estados Unidos o Europa ubica a unas pocas y opulentas fundaciones a alimentar toda la maquinaria de ONG. Las más destacadas suministran más o menos el 80% de todos los fondos que manejan estas organizaciones en todo el mundo.

La mayoría, de los casos las fundaciones matrices no tiene relación directa con los destinatarios que funcionan como operadores locales de los fondos. Para esa función existe una red constituida por agencias de cooperación internacional como la USAID, NDI, NED, el IRI y otra serie de organismos de gobiernos occidentales que financian acciones de intervención, sobre todo destinadas, presuntamente, a la “reducción de la pobreza”, el fortalecimiento de los “valores democráticos”, la gobernanza, los “derechos humanos”, transparencia, Justicia, y manejo de las finanzas públicas.

De la red mencionada de ONGs, se deslindan cientos de organismos que saturan la vida política de la sociedad, creando una especie de Estado paralelo, impulsado por grandes medios de comunicación y redes, que artificialmente se convierten en protagonistas que intentar socavar los avances de gobiernos progresistas, o evitar el ascenso al poder político de proyectos políticos de izquierda, que reivindican la participación de la sociedad y del Estado contra el engaño del mercado.

Esta inmensa red de tentáculos de los poderes facticos se encargan de promover una agenda oculta y específica que define la orientación que se le quiere dar a la opinión pública. En Nicaragua promueven descaradamente las políticas que el hegemon requiere. Así, no es extraño que en Honduras abiertamente en el 2009, apoyaron activamente el golpe de Estado, siempre bajo el discurso anti comunista de defensa de la democracia.

Con grandes cantidades de recursos estas organizaciones se dedican a decirle al Estado que es lo que tiene que hacer hasta convertirse en agentes de deslegitimación de la política, y contra de los movimientos socialistas de liberación a pesar de que su funcionamiento es, en sentido estricto, de carácter político.

Su otra función, igualmente perversa, está dedicada a desestabilizar todo gobierno popular en Latino América que no acceden a someterse a los dictados o los intereses geoestratégicos de los halcones dé Washington. En esta tarea, alimentan redes de supuesto descontento que se dedican a la construcción de imagen negativa de líderes gastando importantes cantidades de recursos en su cometido.

Este sistema bien articulado del Smart Power desde primera década del siglo XXI se hicieron especialistas en promover y organizar “revoluciones de colores” que no son otra cosa que protestas populares controladas dirigidas a un cambio de régimen para imponer una administración dócil al servicio de los intereses de las trasnacionales.

Significativa es la participación de la Fundación FORD y en forma específica de George Soros, que acumuló experiencia en los países del este europeo tras la caída del bloque soviético, y fue clave en las conocidas “primaveras árabes” que terminaron por fortalecer la existencia de grupos extremistas como el Estado Islámico en todo el oriente medio y el norte de África.

En América Latina, la actividad de estás organizaciones se produce desde México, dónde adversan al gobierno de la cuarta transformación, hasta la Argentina, dónde son parte del minucioso trabajo de descredito contra la administración peronista. Su ataque central de los últimos tiempos ha ido dirigido hacia los países del ALBA, fundamentalmente Nicaragua, Venezuela, Bolivia, Cuba

En estos países han llegado a organizar levantamientos violentos, que han costado la vida de muchas personas inocentes. El caso de Cuba es especial, pues las condiciones existentes del bloqueo no les permiten el flujo de recursos que si utilizan en los otros países mencionados. Por otra parte, Venezuela y Bolivia han ido eliminando el funcionamiento de estás ONG en sus territorios, que usualmente usan la fachada de organizaciones de carácter humanitario.

En Nicaragua, actualmente, agredida, se vive una situación similar a la previa los violentos disturbios que organizaron para el 2018, dirigidos por la oposición política que sin ninguna capacidad orgánica sirvió de entrada a muchos recursos externos destinados a crear la sensación de la inminente caída del gobierno democrático. Esta vez, el nuevo plan cóndor electoral de los EEUU ha sido anticipado, especialmente por la cantidad de recursos destinados a boicotear el proceso electoral de Nicaragua de noviembre próximo.

Sus esfuerzos en Nicaragua se dirigen a levantar el perfil político de la oposición, y su misión es evitar una nueva victoria popular, del sandinismo. Con este propósito inducen la agenda mediática, que por su naturaleza genuflexa les permite pasar de grandes defensores de los procesos electorales hoy a abanderados de la suspensión de una elección si el resultado de la misma no favorece sus intereses.

La Internacional Anti imperialista de los Pueblos repulsa la evidente agresión conservadora gestada desde Washington contra el pueblo de Nicaragua y se solidariza con la Revolución Sandinista, conducida por el Comandante Daniel Ortega.

Manuel Zelaya

Presidente

Lois Pérez Leira
Secretario ejecutivo

                                Tomado de Internacional Anti imperialista de los Pueblos