Foto captura de pantallas / Hay historias que te parten el corazón, una de ellas es la historia de Don Goyo, quien a sus 94 años tiene que trabajar para sobrevivir.

Un anciano de 94 años debe trabajar para sobrevivir

Hay historias que te parten el corazón, una de ellas es la historia de Don Goyo, quien a sus 94 años tiene que trabajar para poder comer.

A su edad continúa trabajando para poder sobrevivir, ya que sus hijos y familia no lo visitan hace muchos años.

El anciano vive en una casa sucia y con una cama rota, trabaja en la producción de azúcar. Muchas personas a esa edad viven sus vidas de otra manera.

Pero Don Goyo no, a pesar de tener piernas y columna desgastada debe seguir trabajando para tener el sustento diario.

Don Goyo vive en Veracruz, México y un día Karla Obil se encontraba revisando los cortes de caña de su campo y miró caminando al anciano.

La joven se le acercó y le preguntó que hacía en el lugar, él respondió que trabajaba en la producción de azúcar durante toda su vida y aún lo hacía para comer.

Obil se sorprendió y le dijo que lo visitaría al día siguiente y le llevaría una ayuda, pero cuando visitó la casa de don Goyo se llevó una sorpresa.

El anciano vive en una casita improvisada, en la que prácticamente solo tiene espacio para dormir, además no cuenta con energía eléctrica.

Después de la visita, Karla Obil publicó las condiciones en las que vivía don Goyo, ya fuera para encontrar a su familia o para que recibiera ayuda.

Karla además le pidió que no trabajara porque ella se encargaría de ayudarlo. El llamado en las redes fue todo un éxito, ahora Don Goyo tiene más compañía.

Don Goyo ya no pasa tan solo, y ahora cuenta con alimentos y ropa limpia, las personas limpiaron la casa y dejaron solo lo necesario.

Obil espera juntar dinero para construirle un baño nuevo, pintar la casa y mejorar las condiciones de la vivienda de Don Goyo.

Aún no se sabe nada de la familia del ancianito, pero no pierden las esperanzas, pues no piensa dejar que Don Goyo pase ni un día más en soledad.